Un matrimonio indisoluble: Rentabilidad – Riesgo

El concepto para inversores principiantes de esta semana debe grabárselo a fuego en su mente. Es, con mucha diferencia, el más importante en cualquier decisión de inversión que tome.

Si la rentabilidad es la capacidad de producir resultados positivos, el riesgo es la probabilidad de que una inversión pierda valor. Un activo es más arriesgado que otro en función de que su precio fluctúe más, esto es, que su rentabilidad sea más variable y por lo tanto más impredecible.

En lo que respecta a sus inversiones intente no aprender dos conceptos separados en plan ¿Qué es la rentabilidad? ¿Qué es el riesgo? No van separados, van juntos. ¿Cual es el binomio rentabilidad-riesgo de esta inversión?, así “rentabilidad-riesgo”.

Siempre que tome una decisión de inversión debe considerar estas dos variables en su conjunto ya que la inversión en activos más arriesgados solo tiene sentido ante la expectativa de una mayor rentabilidad.

Si tengo dos inversiones para escoger, una que da una rentabilidad entre el -5%  y el +15% y otra que da entre el -40% y el +50% ¿Cuál escogeré?

Ambas tienen una rentabilidad media del 5% pero un inversor racional escogerá la inversión menos variable, la menos riesgosa,  la más estable: la primera (como no somos racionales cuando viesemos el posible +50% muchos nos tirariamos ahí de cabeza, luego pasa lo que pasa).

Solo debe invertir en activos más arriesgados si el rendimiento medio que ofrecen es más alto.

Desde luego no es mi intención que se enfade ningún inversor en preferentes, es un tema de juzgado de guardia; pero siguiendo este sencillo razonamiento si la preferente pagaba el 7% y un depósito a plazo fijo del mismo banco el 3% ¿qué le parece? ¿qué hubiesen hecho miles de bankeros (y otros) si hubiesen pensado en términos del binomio rentabilidad-riesgo?.

Pues eso. Recuerde SI-EM-PRE: a mayor rentabilidad mayor riesgo. 

Me he vuelto loco: Inversión en Preferentes

Las participaciones preferentes tienen una mala fama ganada a pulso. Hasta el ministro Don Luis de Guindos Jurado ha dicho que las cosas no se han hecho bien: “Guindos cree que la CNMV debería haber velado más por el inversor de preferentes” La Vanguardia 22 de Mayo de 2012.

De hecho en España el único corralito que hay de verdad es el de los inversores minoristas que quieren vender sus preferentes (a los que les dijeron que eran como un depósito pero que pagaba más) y no encuentran comprador o lo encuentran con elevadas pérdidas. Al respecto es muy interesante el articulo de Cinco Días del 16/02/12 “Cómo escapar del laberinto de las participaciones preferentes”.

Y ahora salgo yo y les recomiendo preferentes.

Pues sí;  pero con ciertas condiciones:

1º Usted es un inversor avanzado y conoce perfectamente los riesgos de las preferentes (si no hay beneficio o los niveles de solvencia adecuados puede no pagar el cupón y en caso de necesitar el dinero puede no poder venderlas o venderlas con fuertes pérdidas).

2º Usted es un inversor que o bien ya tiene una edad  (antes se decía persona mayor, ahora es más fino decir senior) o bien tiene un patrimonio financiero interesante (y digo financiero, las piedras aquí no juegan). Si tiene las dos condiciones mejor: senior y con pelas.

3º Vamos a invertir en preferentes de emisores de calidad y siempre títulos ya emitidos y que estén cotizando con descuentos. NUNCA compraremos preferentes a su emisión. Ahora ya es tarde pero personalmente vengo diciendo esto desde hace años y la CNMV, aunque con la boca pequeña y lenguaje perifrástico no vaya a ser que alguien se enfade, también.

¿Por qué persona mayor y/o con dinero? Porque la inversión en preferentes puede transformarse en una inversión perpetúa y para permitirse el lujo de tener su dinero inmovilizado a perpetuidad, o bien su horizonte temporal no es muy largo (tuve un cliente de edad avanzada que era muy fan de preferentes que cuando yo le pedía prudencia me decía “yo solo quiero el cupón. La inversión ya se la encontrarán mis hijos”) o bien usted tiene un patrimonio financiero con tamaño suficiente para permitirse que una parte de éste sea ilíquida: si tiene 30.000 euros y pone 10.000 en preferentes es una temeridad, no debe hacerlo, pierde 1/3 de su liquidez. Si tiene 500.000 euros e invierte 40.000 en preferentes todavía tendría una buena reserva de liquidez ¿Ve el planteamiento? Ahora a concretar.

Nota: las preferentes vienen definidas por algunos conceptos complejos: hay una fecha en la que el emisor puede cancelar la emisión si quiere, es la “fecha call” es decir el emisor puede pagarle el cupón y el nominal y cancelar su inversión. Se suele calcular la rentabilidad a esa fecha por si cancela y a vencimiento perpetuo por si no cancela. El resto de conceptos son de renta fija. Hay un precio que es como cotiza en el mercado y es a la par (100% valor emisión) o por encima (106%) o por debajo de la par (92%) y en función del cupón, plazo y precio se calcula la rentabilidad a través de la TIR (tasa interna de rentabilidad) que es un método de descuento de flujos en el tiempo (todos estos conceptos los veremos en post futuros).

Después de tanto rollo alguna recomendación tendré que dar. Vamos allá:

  1. BBVA INTL. (ISIN XS0457228137) el Isin es el identificador de una emisión de un activo financiero a nivel internacional.

Tiene un cupón del 8.50% y la fecha call es el 21/10/2014. Actualmente están cotizando aprox. al 80% de su valor nominal y la rentabilidad que ofrecen en esas condiciones es del 19.43% hasta la fecha call (“Tir a la call”) y del 8.79% a vencimiento (que es perpetuo). Si BBVA amortiza a la call usted gana un 19.43% hasta el 21/10/2014 y si BBVA no amortiza su rentabilidad será del 8.79% anual siempre y cuando BBVA gane dinero y no quiebre.

  1. SOCIÉTÉ GÉNÉRALE (ISIN X0449487619). Fecha Call: 04/09/2019

Cupón del 9.375% y precio de oferta en el 86.45% dan una rentabilidad a la Call del 12.27% y una rentabilidad a vencimiento (reitero perpetua) del 11.18%.

A mi tanto BBVA como Société me parecen dos bancos bien gestionados y con una posición tanto en sus respectivos países como a nivel internacional de primera magnitud. Estamos hablando de una inversión que implica riesgos pero a cambio va a obtener rentabilidades muy elevadas (entre el 8 y el 11%) de forma recurrente. Eso en términos históricos es la rentabilidad promedio que puede obtener en la bolsa. Si cumple las condiciones prefijadas para invertir en preferentes estos activos pueden valer la pena.