A propósito del asesoramiento financiero

No hay semana en que no leamos alguna noticia relacionada con la implantación de Mifid II y su impacto en la actividad del asesoramiento financiero. Cientos de artículos y de opiniones sobre lo que debe ser un  asesoramiento ideal y sobre las cualificaciones mínimas que deben tener los asesores.

Lo mejor de todo son las ultraconservadoras opiniones sobre la importancia que va a tener en el futuro lo que cada uno vende “la oficina bancaria va a  seguir existiendo porque es la base fundamental de la relación con el cliente”, “los roboadvisors apenas van a tener impacto en el asesoramiento financiero porque la relación personal es lo más importante”, “los fondos de inversión tienen una capacidad de adaptación al mercado que no tiene ningún vehículo indexado”. Todos estos aprendices de Merlín me recuerdan a los defensores de las máquinas de escribir que pusieron de moda un eslogan que decía ¿quién va a querer escribir sobre una pantalla? o al mismísimo Bill Gates cuando dijo en 1981 “640k deberían ser suficientes para cualquiera”. La realidad es que hoy nadie sabe cómo va a ser el mundo del mañana, y todo lo que se diga no sirve más que para dar cancha a unos pseudoentendidos que venden lo suyo y están felices por soltar naderías en prensa.

The-Secrets-of-Selling-Like-a-Skeazy-Slimy-Used-Car-Salesman

Les diré lo que a mi juicio no es asesoramiento:

No es asesoramiento que en tu oficina bancaria, vayas a lo que vayas,  acaben siempre ofreciéndote que contrates sus seguros, y si no te interesan sus seguros entonces se sacan un renting de la chistera para comprar un estupendo Seat Ibiza, y si no te interesa el Ibiza un préstamo para comprar el nuevo Samsumg Galaxy S8 e incluso el S8 plus. Es más, de la misma marca coreana también te ofrecen préstamos para comprar televisiones (pantalla curva eso hay que reconocérselo) y unos tablets estupendos.

Conozco de primerísima mano el caso de una señora de posibles y con cierta edad –cerca de los setenta-, a la que todos los días que iba a su sucursal bancaria le insistían en la oportunidad de contratar un seguros de decesos a prima única con innegables ventajas: “sus hijos no tendrán que preocuparse”, “usted puede decidir con tranquilidad que tipo de entierro quiere”, “pagándolo a prima única tiene un ahorro de costes importante”….al final y ya agobiada, la buena señora le explicó a su hijo la situación e incluso le preguntó si “tan mal la veía”. El hijo fue a la oficina, les explicó que él también trabajaba en el sector financiero y si, que también sabía lo que era la presión de los objetivos, pero que ni una más. Berlanguiano y hasta divertido si no fuese porque es una situación real.

No es asesoramiento financiero que los fondos cotizados, los ETF, sigan durmiendo el sueño de los justos hasta el punto que el mayor emisor en el mercado español, Lyxor, va a tener que deslistar algunos productos por falta de negociación. En Estados Unidos en 2016, los fondos activos han perdido 204.000 millones de dólares mientras los ETF y fondos cotizados crecieron 500.000 millones. En los Estados Unidos el 42% de los activos de renta variable están en gestión pasiva, mientras en Europa el 25% (fuente: “Los inversores están hartos de pagar altas comisiones y pasan a la acción” de Oscar Rodriguez Graña en Funds People basado en datos Morningstar). Conocen mi opinión, en el buen asesoramiento hay lugar para los fondos de inversión si solo si, ofrecen valor  y por lo tanto se ganan la comisión que cobran. Para todo lo demás ETF que son -con mucha diferencia- el vehículo de inversión más eficiente que conozco (circunscrito a ETF de pura réplica no apalancados, no inversos y con elevada liquidez).

No es asesoramiento financiero por parte del legislador, que se hagan advertencias de forma exclusiva sobre lo peligrosos que son los Contratos por Diferencias –CfD- y no se hagan sobre otros derivados como los warrants. No tengo absolutamente ningún interés en defender a los emisores de CfD, pero si el argumento es que los particulares pierden dinero con ellos, es posible  que ocurra lo mismo con los warrants y sus asociados (turbo, inline, multi etc) y con otros productos apalancados como los futuros y opciones cuando son utilizados como herramienta de especulación por particulares. O todos moros o todos cristianos.

Me chirría también que la regulación solo se centre en la inversión y no en la financiación. Qué pasa con las hipotecas en divisas, qué pasa con los límites de endeudamiento (en general no debería permitirse que un 50% o más de tus ingresos sean para pagar la hipoteca), qué pasa con los límites de tarjetas acumulados y refinanciados a tasas efectivas del 15% y superiores. Un particular se puede arruinar tanto por un mal asesoramiento en sus inversiones como  por acumular un exceso de deudas o un calendario de pagos inasumible.

En fin, todavía nos queda mucho camino para que el asesoramiento sea lo que debe ser: una actividad profesional  bien regulada, con los conflictos de interés que necesariamente existen bien conocidos y delimitados y con profesionales excelentemente formados y con acreditada experiencia, que cobren por la prestación de sus servicios lo que corresponda… si querido inversor, el servicio de calidad tiene coste y si lo quieres seguir teniendo gratis ya sabes: fondos carísimos por no hacer nada y seguro de decesos a prima única. Así decides los detalles del entierro.

Buena inversión.

Anuncios

Ajuste los stops: la distribución está en marcha

Ganó Macron. Ya no se esperan más tensiones geopolíticas que puedan alterar al mercado. Elecciones en Alemania sin sustos, ganará Merkel o Martin Schulz, dos europeístas convencidos, los de Alternativa para Alemania parece que  quedarán como fuerza marginal. Los bancos centrales van a seguir con políticas laxas, subidas de tipos mínimas en EEUU solo para cubrir el expediente y en Europa, de momento, ni eso. Además el BoJ (Japón) sigue comprando como un animal y no hay que descartar que hasta Inglaterra, en función de cómo les vaya el Brexit, haga algún que otro invento monetario. Me dirá usted que quedan las elecciones en Italia y que las encuestas están dando muchas posibilidades a los euroescépticos y que tenemos a Corea del Norte que cualquier día va  a dar un susto. Mi opinión es que al mercado ni Italia ni Corea les inquietan lo más mínimo. Si ni siquiera Francia se puede plantear su supervivencia económica fuera de la zona euro, Italia ni lo piensa y además, salga lo que salga en las elecciones son tan flexibles y tan listos que harán lo que deban hacer como ya hicieron en la guerra cambiando de un bando a otro como el que oye llover.  Y en cuanto a Corea, pues que quieren que les diga, siempre hace falta un Dr.Maligno para seguir gastando en defensa y justificar un montón de políticas que de otra forma no se podrían hacer. En su día el Dr.Maligno de turno fue Sadam Hussein y sus “armas de destrucción masiva” y hoy es el coreano y sus misiles que fallan más que una escopeta de feria. Somos tan tontos que repiten el mismo esquema y picamos.

OK. Si el riesgo geopolítico parece que está controlado y los bancos centrales no van a cambiar de forma radical sus políticas expansivas ¿por qué les sugiero que ajusten stops?

Por lo siguiente, la premisa clave nos la da la Teoría de Dow. Ésta dice que las tendencias del mercado tienen tres fases. Una primera fase de acumulación, cuando solo compran los que saben, que suelen ser los institucionales. Una segunda fase de participación pública, cuando en prensa y en los telediarios se ven las subidas y poco a poco se van sumando desde los traders más más especuladores hasta el matrimonio Pelaez de 67 años y cuatro nietos majísimos. Y la fase final es la de distribución, cuando los mismos institucionales que compraron al principio empiezan a vender porque el partido se acaba, y hay que empapelar a los Pelaez antes de que se den cuenta que están pagando el gusto y las ganas por acciones de las que no querían ni oir hablar a 5 y en cambio las compran como locos a 10. Que me las quitan de las manos oiga.

Nikolaos Panigirtzoglou de JPMorgan y que escribe un boletín semanal muy seguido por los gestores de carteras “Flows &Liquidity”; es decir, es un experto en los grandes movimientos de flujos de fondos que es lo que mueve a los mercados (hacia dónde va la pasta). Dice que la última gran rotación no va a ser de bonos a acciones, sino del dinero inteligente “Smart money”, el de los institucionales,  hacia los inversores minoristas –el Sr.Pelaez y sus amigos-, que se han subido al mercado en la fase final de euforia que suele dar lugar a los máximos del mercado.

En el informe de JP Morgan  “Institutions, Hedge Funds Are Using The Rally to Sell To Retail”, el título lo dice todo: “los institucionales y los hedge están utilizando el rally para vender a los minoristas”. Si creemos que están en lo cierto nos estarían anunciando claramente que el proceso de distribución está en marcha.

Los gráficos de BoA Merril Lynch, muestran que en 2017 los institucionales están vendiendo sus activos  de forma muy intensa (linea amarilla), que los hedge mantienen la posición sin más (linea azul) y ¿quien está comprando? El Sr.Pelaez, linea verde.

AAAA

¿Hay que vender? NO. Tendencia manda y la tendencia es alcista. Perdón, MUY alcista. Una cosa es pensar que pudiera ser que la distribución ya esté en marcha y otra muy distinta es 1) qué se confirme y 2) saber cuánto va a durar. A cierre viernes 5 de mayo la cosa iba como sigue:

  • Ibex 20.6% en 2017 y 34% en 12 meses
  • Dax 10.5% y 25.7% (doy acumulado 2017 y 12 meses)
  • Mib 4.2% y 12.5%
  • S&P 500 7.9% y 19.5%
  • China 14.8% y 25.8% (MSCI China en divisa local)
  • Brasil 9.1% y 26%
  • Sector Tecnologia 16.8% y 38.2% (MSCI)
  • Sector Consumo Cíclico 10.2% y 19.9%

Todo es igual, en 12 meses  no hay un solo mercado que dé rentabilidades negativas y en lo que va de 2017 quitando el sector energía (-6.7%) y el telecom que está plano todo está en beneficios (índices y sectoriales). En este contexto  tan alcista vender las posiciones abiertas seria un sentido.

  Ante este escenario de potencial distribución lo que le sugiero es:

  • Si piensa hacer nuevas inversiones solo con mentalidad especulador: recorridos cortos, stops ajustados, guerra de guerrillas.
  • Si está comprado y con buenas rentabilidades: planee que hará si cambia la tendencia. Cuál es su plan en un escenario de cambio, en definitiva, dónde pondrá el stop loss.

Los stop loss se asocian a la especulación, pero el concepto es perfectamente válido para el inversor de fondos. Por ejemplo, si usted tiene el fondo Europavabien Alpha Plus (hoy he leído un análisis en el que las palabras más repetidas en los nombres de los fondos son “alpha” y “plus”) que en 12 meses le lleva ganado un 25%, decida donde pone la línea de salida, si en el 20%, si en 15% o donde usted quiera, pero póngase un límite donde el beneficio generado pase del papel a su cartera. Por si acaso.

Buena inversión.

El secreto del inversor sensato

Solo hay una cosa en la vida sobre la que se opine más que sobre los mercados financieros: el fútbol. Todo el mundo opina de fútbol. Fíjense si en el fútbol todo es opinable que todavía hay quien piensa  que el portugués es mejor que el argentino.

El problema número dos  a la hora de invertir es el ruido del mercado. Las opiniones. Los informes de las gestoras. Los artículos de prensa. La industria de gestión vendeburras donde cada uno vende lo suyo sin un ápice de vergüenza; qué van a hacer si no, si a más clientes más beneficios pues a por ello. Lógica mercantil indiscutible.

Pero el problema número uno es nuestra psicología como inversores. Los “que si…”. Que si el terrorismo islamista, que si ya estamos con cambio de ciclo a las puertas, que si Grecia va a quebrar (de hecho quebró), que si España sale del euro, que si Trump, que si Le Pen, siempre hay un “que si” y mañana saldrá otro “que si” sencillamente porque la vida es una sucesión de “que si”. Y ojo, también mandan los “que si” en los excesos, los “que si” de las puntocom  y los “que si” de la crisis subprime y el crecimiento sin fin. Espero que en el futuro no recordemos los “qué si” de los excesos de los bancos centrales fabricando dinero sin fin.

Estos problemas no crea que solo le afectan a usted, al inversor de a pie. Afectan absolutamente a la mayor parte de asesores financieros, puedo dar fe de ello. El ruido del mercado y la psicología nos llevan continuamente, a todos, a tomar decisiones erróneas.

Solo hay una herramienta que no le va a mentir jamás: la tendencia del mercado, el gran secreto de los inversores sensatos.  Voy a dar por supuesto que ya tiene unas bases de análisis técnico y sabe como trazar líneas de tendencia, lo de higher highs/higher lows y lo que es una media móvil; a partir de ahí vamos a ver tres aspectos fundamentales en la interpretación de las tendencias.

“Determinar la tendencia es fácil” ¿Qué es la tendencia? Simple, la dirección en la que el mercado se está moviendo. Aquí tenemos un ejemplo claro de tendencia alcista con el West Texas, va de 7.67 a 12.45 dólares. Mercado alcista sin discusión.

Uso 1

Ahora ampliamos el punto de vista de unos pocos meses al largo plazo ¿sigue afirmando que la tendencia es  alcista sin discusión? (la zona resaltada es el gráfico anterior).

Uso 2

La primera cuestión a plantearse es que no existe “una tendencia”. La tendencia está íntimamente relacionada con el horizonte temporal. Si soy un inversor muy largoplacista buscaré tendencia principales (tendencia primaria), pero si soy un swing trader (especulación de pocos días a semanas) mi tendencia no tiene porqué coincidir con la del inversor largoplacista, y si voy más allá y soy un daytrader (operaciones en el día) mi análisis de tendencia será distinto del que hace el inversor a largo plazo y también del que hace el especulador de swing trading. Es decir, un mismo activo puede estar en tendencia alcista o bajista en función del punto de vista que tome.

Mi consejo para los inversores: gráfico semanal a largo plazo: 5 años

En el gráfico semanal de Amazon a 5 años ¿hay tendencia? Creo que es indiscutible que la tendencia principal del mercado, la de largo plazo, hoy es alcista.

Amazon

“Los mercados suben o bajan, solo hay dos tipos de tendencias”. Fácil también; o sube o baja. Alcista o bajista. Pues tampoco. Hay tres tendencias: alcista, bajista y lateral  o no-tendencia. Vuelvo al West Texas, si usted compró en mayo 16, un año más tarde está en el mismo sitio y con subidas y caídas frecuentes dentro de un rango de precios del que no se quiere mover. Es más, es muy frecuente que entre una tendencia alcista y una bajista (y viceversa) medie un mercado lateral o zona de congestión de por medio.

uso 3

“El análisis de la tendencia solo es útil para los analistas técnicos y va relacionado con la especulación cortoplacista y no con la inversión”. Vamos a suponer que usted es un super analista y ha determinado por fundamentales que le interesa invertir a lo Warren Buffet en una compañía petrolera que se llama Gulfport Energy (GPOR). La empresa capitaliza 2.680 millones de dólares y según los analistas va a pasar de pérdidas a beneficios (P/E -2.12x a 12.04x). He hecho los números, me gusta y por lo tanto y como soy un inversor muy largoplacista  voy y la compro sin más. Yo pienso que los números no se  equivocan nunca y como los números los saco de las auditorias oficiales, que es bien sabido que siempre reflejan la verdad (je je) voy a invertir ya sin perder un día más.

xxGulfport

¿Si? ¿Tiene sentido comprar una compañía en franca caida y que presenta una tendencia bajista que asusta simplemente porque mi análisis fundamental es bueno?

Recomendación: perfecto que las compañías se analicen por fundamentales y determinemos dónde queremos estar invertidos en los próximos años, pero no pasa nada por mirar un gráfico en su formato más básico posible y nos preguntemos si sube o si baja. Y si baja y el aspecto bajista es claro, mejor esperar que el valor muestre un cambio de dirección. No es ni siquiera necesario que suba, recuerde la no-tendencia, simplemente que deje de bajar ya podría valernos si los fundamentales apoyan.

No se trata de análisis fundamental o análisis técnico, se trata de analisis fundamental Y análisis técnico. Hágase un favor e invierta siempre a favor de la tendencia principal y no en su contra. 

Hay muchas cosas más que comentar, la estructura de precio particularmente en cuanto a impulsos y retrocesos y el análisis de los suelos y techos relevantes en conjunción con la línea de tendencia, pero con lo visto hoy ya pueden empezar a utilizar la tendencia como el mejor asesor de inversiones que jamás encontraran: no se equivoca y siempre le dice la verdad.

Para acabar les dejo el gráfico del Eurostoxx 50 en semana con medias ponderadas de 13 y 30 semanas (otra forma de seguir la tendencia). Pregúntese si hay tendencia y si la hay de qué tipo: sube, baja o no tiene dirección.

AA

And the winner is…Vanguard

El debate sobre qué es mejor, si gestión activa o gestión pasiva sigue a la orden del día.

Cada mes se inscriben en España nuevos fondos, o fusiones de fondos o fondos de fondos (y no voy a dar mi opinión de los fondos de fondos para no cabrear a mis amigos gestores).

Como profesional un aspecto que me tiene alucinado es la facilidad con la que todos damos recomendaciones de inversión y además, que cada uno defienda sin tapujos su parcela en cualquier momento y circunstancia del mercado. Me explico: tomo el Funds People del mes que sea (excelente revista de inversión para profesionales) y aparece un articulo de un tío que dice que es el año de la renta variable europea; bien. Él es gestor de un fondo de renta variable europea por supuesto. En el siguiente artículo aparece una gestora que dice que la renta fija tiene recorrido, pero que tiene que ser “renta fija flexible” (será que el resto de gestores operan en “renta fija rígida”). Y ella gestiona un fondo de renta fija flexible of course. Un par de páginas de publicidad y otro gestor que dice que vuelven las materias primas (como el fondo que, casualmente, él gestiona) y más adelante otro gestor indica que el momento de la  “renta fija tradicional” ya ha pasado y que lo que toca es direct lending (que !oh milagro¡, es lo que él vende), y hasta me puedo encontrar con una casa de quants que recomiendan olvidarse de la inversión tradicional e invertir en sus fondos que gestionan volatilidad. Es decir, too de too de too es siempre bueno si es lo que yo vendo.

1459076360_vanguardcover

Pero el mercado no es idiota. Sobre todo el institucional. Las instituciones y los endowments hace tiempo que están por otras cosas (endowments: grandes fondos generados por donaciones y/o cuotas, los mayores son los de las universidades privadas USA).

La respuesta del mercado al asesoramiento financiero mal entendido es que el 40% del dinero que entró en fondos en todo el mundo en 2016 lo captó Vanguard (noticia de Ana Palomares en El Economista el día 11 de este mes).

Como saben (y si no lo saben sépanlo ya) Vanguard es la mayor gestora del mundo de gestión pasiva con 3.6 billones de activos bajo gestión. Solo en 2016 captó 290.000 millones de dólares, cuando su competidor en gestión pasiva, Ishares (grupo Black Rock) captó “sólo” 115.000 millones.  Les invitó también a conocer la filosofía de inversión de John Bogle, fundador de Vanguard, que vendría a ser el Buffet de la gestión pasiva. Ha publicado buenos libros de inversión y también tiene un compendio de citas interesantes (a años luz del oráculo de Omaha eso sí).

Los ETF de Vanguard se caracterizan, además de por un tracking error bajísimo, por tener las comisiones más bajas del mercado. El propio Buffet en la famosa carta a su esposa sobre como invertir cuando el muera, le recomendó invertir el 90% de su dinero en un tracker del S&P 500 de Vanguard, el VOO. El “bicho” de 56 billions,  replica el S&P 500 por un coste del 0.05%.

¿Quiere otra opción interesante? Imagínese que quiere tener exposición a todas las bolsas del mundo, a todas de todas (de forma ponderada eso sí). Tiene el VT, el Total World Stock, que por un misérrimo 0.14% compra el mundo.

En el mundo anglosajón los ETFs no hacen más que aumentar y aumentar….but Spain is different.

El informe “Asset Management Market Study” de la FCA inglesa da ganas de salir corriendo (FCA Financial Conduct Authority). No pensemos que la industria de gestión de activos española es mala y las de fuera son buenas. Como colectivo son todas malas (lea hasta el final por favor donde matizo el asunto). Les dejo el link.

http://www.fca.org.uk/publication/market-studies/ms15-2-2-interim-report.pdf

Si no tienen tiempo ni ganas de leer el informe quédense solo con la conclusión: los fondos analizados (1.840 gestoras) generan menos rentabilidad que la inversión pasiva. Y además son caros de narices (para lo que hacen).

No todo es malo, el 25% de los gestores batió al mercado en el periodo 2005-2015 (primer cuartil).

Entonces ¿gestión pasiva o gestión pasiva? Si  su asesor es capaz de elegir de forma mayoritaria y recurrente los fondos de ese 25% de buenos gestores  que baten al mercado gestión activa.

Pero si usted es de los que tiene su cartera concentrada en el 75% del resto de gestores… ya sabe, a invertir como las instituciones.

Buena inversión.

 

Value Investing: claves de la inversión en valor

En agosto del año pasado, el gestor de Schroeders, Nik Kirrage publicó en www.Trusnet.com sus 16 reglas que “todo inversor en valor debería seguir”. Les dejo el link.

https://www.trustnet.com/News/685859/the-16-rules-every-value-investor-should-follow-according-to-schroders-kirrage

Yo, que ya soy veterano en estas lides y estoy cansadito de oir a gurús de todo tipo y pelaje dictando sus decálogos, lo primero que quiero saber es quien es el gurú de turno. Si habla Warren (inversión) o Soros (especulación) me pongo en pie y en posición de firmes. Hasta que  he leído el artículo citado no tenía ni idea de la existencia del Sr.Kirrage, así que vamos a ver quién es.

(imagen obtenida de “artofvalueinvesting.com”)

cover_phil_fisher_value_stocks

El amigo Nik, es gestor de Schroeders desde 2001, es ingeniero aeronáutico de formación y es cogestor de dos fondos de Schroeders; el Recovery y el Income. Hasta aquí un gestor más con formación técnica. Analizada la trayectoria del Recovery a ver que tal va y si este Kirrage es otro iluminaó o qué; viendo el fondo no puedo más que hacerle la ola (a él y al resto de cogestores). El Recovery gestiona 920 millones de pounds y en 5 años lleva la friolera de un 123% acumulado, frente a su benchmark del 61.8%. En el último año lleva un 30.2% vs un 16.8% del benchmark. Eso es alfa y no las majaderías que alguno cuenta por aquí.

Yo diría que Mr Kirrage ha pasado la prueba del algodón para ganarse nuestra atención.

No voy a extenderme con las 16 reglas (tienen el link y es un inglés accesible). Voy a destacar las cinco que a mi me parecen más relevantes e incluir mis observaciones al respecto.

1 No mantenga valores en cartera que hoy no compraría si no los tuviera

No hay ejercicio más duro para el ego propio que reconocer que nos hemos equivocado. Envidio (si, envidio) a los buenos inversores (y especuladores) que aseguran que en cuanto ven que su decisión es errónea salen de esa inversión ipso facto. Asumen las pérdidas que toque y se comen un bocata de chistorra sin remordimiento. A mí me sigue costando bastante asumir mis errores de buenas a primeras  (comerme el bocata no, hasta tengo facilidad diría). La frase clave de que vas por mal camino es cuando te dices a ti mismo “el mercado se equivoca”…  ¡El mercado no se equivoca nunca chaval!

2 No compre sueños

La inversión en valor no consiste en descubrir el gran invento que va a cambiar el mundo. Eso es otro enfoque de la inversión (crecimiento-growth). El value consiste en comprar negocios muy consolidados, que funcionan bien, que creemos que van a seguir funcionando en  la próxima década (y más), que tienen un balance a prueba de bombas  y que por una anomalía del mercado, su precio supone una oportunidad de compra. Empresas aburridas con sex appeal cero. Eso es el value.

3 No compre acciones de las que no compraría más, aunque estuviesen cayendo un 20% sin motivo

Fe y estómago. La inversión en valor tiene mucho de análisis si, pero también de convicción. Si está plenamente convencido de su análisis y de que la acción ABC a 10 le gusta, si cae un 20% y se pone a 8 le debería gustar más y por lo tanto comprar más. Para Nik este es el test para saber si de verdad uno es un inversor en valor.

4 Piense en el largo plazo y olvídese del índice

No requiere más explicación. Si usted elige invertir en Técnicas por un decir (TRE), su foco debe ser el balance y la cuenta de resultados de Técnicas, expectativas a corto plazo y determinar si el precio es atractivo. No debe enfocarse en si el Ibex supera los 10.000 o el Dow mantiene los 20.000. Su “índice” es lo que valga Técnicas y nada más. En general (y es un “en general” de olfato, lo digo sin cifras) las carteras puramente value tienen una correlación moderada o baja respecto de los índices.

5 Mantenga la sencillez

Cualquier estrategia que no le puedas explicar a un niño de 12 años es muy compleja. Yo no comparto este extremismo, pero si creo que cualquier estrategia, que al menos en sus líneas maestras no pueda entender una persona normal es una mala estrategia. Entiéndase por persona normal todo aquel que da más importancia a las ruedas de prensa de Zidane o Luis Enrique, que a lo que dicen Draghi o la Yellen.

Les invito a revisar el artículo entero. No es nada técnico y seguramente algún otro consejo de los 16, le parecerá más interesante que los que yo he seleccionado.

Buena inversión.

Nota: quiero pedir disculpas a los usuarios de Twitter que me han puesto mensajes y no han recibido respuesta (hay un montón de mensajes, de varios años acumulados). Honestamente solo utilizo Twitter como enlace del blog y ni siquiera soy un usuario avezado. Intento responder todos los comentarios que ponen en el blog e incluso emails, pero no Twitter. Sorry.

Visión de mercados julio 2016: bailando con Draghi y Yellen

Ultimo post de la temporada. Nos vamos de vacaciones y con su permiso voy a dar un repaso breve (pero intenso) de cómo está la cosa. El post está dividido en cuatro apartados: situación macro, mercados, factores de riesgo y oportunidades de inversión.

  1. MACRO:

Por la parte del crecimiento no hay ninguna previsión catastrofista.

Las previsiones de los institutos económicos y servicios de estudio nos dan un crecimiento Eurozona del 1.5% y 1.3% (2016 y 2018) –ya saben que previsiones a más de dos años me parecen una burla-. Para España mucho mejor: 2.7% y 2.4%. Volvemos a ser la locomotora de Europa, al menos en cuanto a crecimiento. Un dato relevante de nuestra economía es la mejora del empleo. Los últimos datos muestran mejora en la cifra de paro (-124.350 personas) y más importante aún, en la cifra de afiliados a la Seguridad Social (+98.400). Sé lo del efecto estacional, sé que en buena medida es por el turismo, sé que el turismo no para de crecer porque ha descendido en países árabes, sé que es empleo de baja calidad…..epure si muove. El empleo está mejorando en España.

En EEUU se sigue creciendo pero ya no a ritmos del tres por cien ni del dos y mucho. Se espera un 1.8%-2.00% para los dos periodos (2016 y 2017). Pero atención ahora: para la gran fábrica mundial, China, se prevén crecimientos por debajo del 6%. Nueva situación no vista hasta ahora. Japón sigue en cero a pesar de los trillones de yenes fabricados ¿qué más pueden hacer? Y nos queda la quinta economía del mundo Reino Unido. Para UK se espera un crecimiento entre el 1.3 y 1.6% para este año pero el siguiente es ya una incógnita. Algunos institutos económicos hablan de recesión y otros de cero y poco. Y Brasil sigue cayendo. Pero menos. De un -5.50% que se prevé este año pasarán a un -2.50% en 2017.

La inflación no está ni se la espera. El Eurostat dice esto: “Euro area annual inflation is expected to be 0.1 % in June 2016, up from -0.1 % in May”. Las previsiones apuntan a inflación cero en Japón, a cero nada en la Eurozona, a 1.3 / 1.5% en EEUU y en Suiza deflación -0.3%. La gran pregunta después de esto es si se seguirá enseñando que las políticas monetarias expansivas producen inflación. La respuesta es no (en otro post ya expliqué la importancia de la velocidad de circulación del dinero, muy minusvalorada por los monetaristas clásicos).

Conclusión: a expensas de ver si lo del Brexit va a impactar fuera de UK, para el resto sigue más o menos lo mismo que los últimos años: una Eurozona que crece muy poco, Japón que se están quedando sin campo de juego y casi que ya no les quedan medidas monetarias (el BoJ compra bonos pero también compra bolsa, salvo ponerse a dar vales para gastar en las tiendas, poco le queda por hacer), China con el susto permanente (crecen menos, crecen con deuda y transparencia cero) y en positivo los americanos que, dentro de todo, son los que mejores decisiones tomaron a la vista de los resultados (pleno empleo, crecimiento y una inflación comedida pero existente).

2. MERCADOS

Sin más interpretación que ver lo que “dicen” los mercados. Graficos largoplacistas con marco temporal mensual (cada vela es un mes), momentum con Macd y media móvil exponencial de 17 meses (algunos “místicos” del técnico creen que esta media tiene propiedades especiales…será porque el 17 es primo…)

Eurostoxx: bajista sin discusión. Puede rebotar, va a rebotar, pero para pasar a ser un mercado alcista le queda mucho. OJO a lo siguiente. El Macd rompió a la baja la linea de cero en septiembre 2001 y desde máximos de ese mes cayó un 50%. La volvió a romper en junio 2008 y desde máximos de ese mes cayó un 53%. La ha vuelto a romper en abril 2016. La historia no se repite pero….¿y si si?

Eurostoxx

Bund: Hasta el infinito y más allá. El bono aleman a 10 años da rentabilidades negativas. El dos años ya son escandalosamente negativas (-0.65%). ¿se imaginan ir a un restaurante a comer y que nos paguen por ello?

Bund

S&P 500: La gran esperanza. Desde máximos en mayo 2015 (en 2.134 puntos)  aguantando. Si rompe por arriba no tenga dudas en comprar bolsa americana (si encaja con su estrategia y perfil inversor).

sp

Eur/Usd (spot): lateralizado desde principios de 2015 entre 1.04 y 1.17. Es un juego entre bancos centrales y campo de juego especulativo solo para pros (profesionales).

eurusd

Emergentes (en dólar): como agregado no dan juego. Lateralización total desde 2011 y hoy bajistas. Brasil está rebotando y se  espera mucho de la India de Modi.

emergentes

Japón: les voy a confesar que jamás he acertado con el timing del mercado japones. Se lo pongo únicamente para quedar bien. Bajista a pesar de los sacos de billetes fabricados (ojo es Japón en dólar no cubierto).

japon

Oro: alcista sin discusión. Excesiva velocidad y entrada arriesgada pero es lo que sube, es lo que tiene fuerza. Aplicable también a plata y minas. Los mejores fondos están cargados de minas de oro este año.

oro

Acero: (en gráfico semanal) hay vida más allá de los metales preciosos. Los básicos también han pasado a ser un mercado alcista.

acero

High Yield dolar (en gráfico semanal). Desde principios de año da más de un 7% ¡¡ desde mínimos de febrero casi un 14%¡¡ Hablamos de BONOS.

high yield

Petroleo: no arranca y después de un gran inicio de año ha perdido fuelle. Amenaza con nuevas caídas. Más para especular en corto que no para abrir largos. Ojo si pensamos que es un termómetro de la economía real.

petroleo

3. FACTORES DE RIESGO:

Factor de riesgo NO quiere decir “venda todo que el mundo se acaba”. Lo que implican es volatilidad y, en caso de producirse, pueden afectar en mayor o menor medida a los mercados. ¿Saben lo bueno? Que los factores de riesgo conocidos –de los que leemos y hablamos todos los días- suelen tener un impacto controlado en los mercados ya que éstos descuentan las noticias y riesgos tan pronto como aparecen. Los que nos pegan la leche son los desconocidos e inesperados.

Factor 1: Brexit. En mi último post manifesté mi opinión al respecto. Menos impacto económico del que pueda parecer. Otrosí es el impacto político. Lo que no aporte UK a las arcas de la Eurozona –que es el segundo país que más aporta tras Alemania- lo tienen que aportar otros. Austria ya ha dicho que ni hablar. Holanda lo va a decir. Los Pigs ahora mismo estamos más por el tinto de verano que por poner un dinero que no tenemos. Ayer parecía mentira el Brexit. Hoy parece mentira que un país euro se marche. Al tiempo. Esto de pagar los gastos de otros no gusta a nadie. No quisiera hacer política de baratillo, pero buena parte del problema de Cataluña, a mi juicio, viene por lo mismo: pagar gastos de otros (se que se cabrearán los indepes de corazón y que se cabrearán los unionistas de la solidaridad, aviso que no voy a contestar ningún comentario al respecto).

Factor 2: sector bancario europeo. El día de la marmota. Una y otra vez. La banca italiana y portuguesa siguen arrastrando los problemas que salieron a la luz a raíz de la crisis del 2008 y que algunos países como Estados Unidos, Irlanda y España mal que bien solucionaron. Italia y Portugal tienen sus sistemas financieros a punto de desguace. La solución ya la conocen. Poner pasta pública. Mucha. Muchísima. Y patada a seguir. Es lo que han hecho el resto de países. Y del Deutsche qué? uff¡¡ vacaciones oiga.

Factor 3: burbuja de bonos. Cuando el Bund está en negativo, el dos años en -0.65% y Suiza tiene toda su deuda pública en negativo (hasta el 2064 está ya a cero) es que alguna cosa no funciona bien. Y lo que hoy nos parece que no encaja, suelen ser las burbujas del mañana.

Factor 4: estancamiento mundial. Bajos crecimientos e inflación cero o negativa. O es un nuevo paradigma que algún gurú nos explicará o es una situación complicada para que las economías crezcan y para que los países paguen sus deudas (no olviden que la inflación alta es un grandísimo pagador de deudas)

Factor 5: ciclo económico. A Estados Unidos le empieza a tocar un descanso. De hecho las previsiones de PIB son positivas pero decrecientes. Si Estados Unidos se constipa a nosotros nos pillará todavía con anemia, y cuando un anémico coge la gripe acaba en el hospital o con San Pedro.

4. OPORTUNIDADES DE INVERSIÓN:

Bolsa americana: las bolsas europeas son bajistas y lo seguirán siendo aun con rebotes significativos. Si el S&P rompe por arriba será a mi juicio una invitación clara a tomar exposición a valores de calidad americanos. Es la gran economía que crece. Son el séptimo de caballeria. Recuerdo que “factor de riesgo” potencial fin de ciclo, no quiere decir que ya se esté ahí. De hecho Roncero lleva años pregonando el “fin de ciclo” del Barça y son años que en general van cayendo los títulos a pares.

Bonos: otro factor de riesgo que es a la vez una oportunidad. Los bancos centrales están comprando bonos. Parece que van, no ya a seguir, sino a comprar más. Si hay demanda ya sabemos qué pasa con lo precios: pues que sube. El ejemplo en el High Yield visto en “mercados”.

Metales preciosos: oro y plata van como motos y  tienen recorrido. Hay un riesgo grande de entrada ya que han subido muy verticales. Los mejores fondos del año son los que han incorporado metales preciosos a las carteras. Para los más dinámicos inversión en minas.

Metales básicos: el acero es un buen botón de muestra. Si no de qué iba a subir Arcelor como para llevar un +51% este año…

Acciones con alta rentabilidad por dividendo: dos condiciones. Que el dividendo sea sano (producido por beneficios que se reparten y no por endeudamiento) y que por fundamentales la compañía este bien (lideres de sector, líderes de nicho). Encontrará oportunidades en utilities (concesiones, agua, luz, autopistas, distribución electricidad o gas en un país) y en empresa de consumo no cíclico (alimentación o farmacia).

Liquidez: algún licenciaó de casas de inversión va diciendo por ahí que la liquidez no es una inversión….mejor lo que tu vendes verdad?? Ante la duda…..liquidez, que además sin inflación no duele.

Les deseo unas estupendas vacaciones y nos reencontramos en septiembre. Un abrazo.

Disclaimer: estas recomendaciones son una opinión del autor y en ningún caso una recomendación de inversión. Invierta con prudencia y acorde a sus conocimientos y circunstancias personales.

 

 

 

 

El difícil arte de construir una cartera de inversión

Nos pasamos la vida hablando de productos financieros. Que si el fondo de AZ Valor lo está haciendo de cine, que si Fidelity en convertibles, que si el fondo de emergentes de Aberdeen, que el fondo de …  y nos solemos olvidar de que, mucho más importante que el funcionamiento de un fondo concreto, lo realmente importante es la lógica y el equilibrio global de la cartera.

Por una cartera lógica me refiero a que tenga sentido dentro de la estrategia de inversión planteada. Debe responder a tres preguntas:

  1. Tiempo/ horizonte temporal. No puedo diseñar  la misma cartera pensando en retornos a tres años que en retornos a 15 o 20 años
  2. Rentabilidad esperada: si quiero sacar un 2% tendré que construir una cartera de una forma muy distinta de si quiero rentabilidades del 6% o del 8%
  3. Perfil de riesgo: cómo respiro cuando mi cartera pierde

Por cartera equilibrada me refiero a que esas tres variables encajen y todo esté en equilibrio: una cartera que aspire a más rentabilidad que otra, debería tener más tiempo por delante y un inversor con menor aversión al riesgo.  Esto que parece evidente no lo es tanto.

a) Porque las circunstancias de la vida pueden cambiar nuestros planes en un plis plas: despidos/cierres de negocio, enfermedades, divorcio, muerte conyuge  (que “muerte” siga a “divorcio” es casualidad, no vaya usted a pensar..)

b) Porque el movimiento diario de los mercados y la cantidad de eventos internacionales nos abruman y nos centramos en el rabioso cortísimo plazo. Sin ir más lejos: Brexit, elecciones, Fed, China, Daesh

c) Porque, en general, no hacemos un ejercicio realista de introspección sobre nuestra psicología inversora. Nuestro perfil de riesgo –generalizando-  es del tipo “montaña rusa”: “cuando sube quiero estar en la subida pero cuando baja no quiero estar en la bajada”. Ese mundo perfecto no existe. Puede ayudar incorporar el análisis técnico en nuestro análisis  – solo ayudar-,  pero  gestionar el timing  es con diferencia lo más difícil de la gestión de carteras.

Asset-Allocation

(imagen de http://www.marketbusinessnews.com)

Distribución de Activos

La forma de gestionar todas estas inquietudes es a través de un proceso ordenado (como casi todo en la  vida).

Ese proceso ordenado de construcción de carteras se llama distribución de activos. También lo verá como asignación de activos, como asset allocation o como el barbarismo alocación de activos

No es ni más ni menos que distribuir su dinero entre las distintas clases de activos que le pueden llevar a cumplir sus objetivos de inversión (remember clases de activos: liquidez, renta fija, renta variable y alternativos).

Además de tener presente los aspectos antes indicados (tiempo-rentabilidad esperada-perfil de riesgo) debe incluir en la ecuación la rentabilidad histórica por clase de activo para tener una idea de qué ponderación dar a cada una de ellas. Lo puede sofisticar un poco más con las proyecciones de las casas de inversión para cada año en concreto. Si su inversión es muy largoplacista quédese con las rentabilidades históricas, si es a corto o medio plazo (el cortísimo no forma parte de esta peli),  entonces pondere por las proyecciones de la casa de inversión o institución que le merezca más confianza (yo prefiero los promedios históricos, pero otros gestores prefieren funcionar con proyecciones anuales).

Al final lo que debe plasmar es:

% a invertir en liquidez

% a invertir en renta fija

% a invertir en bolsa

% a invertir en activos alternativos

¿Cuál es la fórmula?

Aquí viene lo curioso del caso. En una disciplina donde hay una parte relevante de aparato matemático, la asignación de activos no tiene una base científica detrás que apoye las distintas ponderaciones que se hacen en cada momento y para cada perfil de inversión.

Si el post de hoy se llama “El difícil arte…” es porque en buena medida la asignación de activos es un arte. Un arte en el sentido de que no tengo herramientas cuantitativas detrás que me guíen en el proceso.

Es evidente que cuanto mayor sea el periodo analizado, más cercana estará la distribución de activos de las rentabilidades históricas. Pero para que eso ocurra con una alta probabilidad, debemos pensar en muchísimos años. Ni siquiera los bloques de 5 años ni los de 10 años nos aseguran sacar los promedios (aunque en periodos de 10 años, salvo grandes crisis tipo 2000 o 2008 ya se acercan). Lo más cercano a “aparato matemático” que han dictaminado los expertos es restarle a 100 la edad y eso es lo que va a bolsa (si tiene 70 años, va a bolsa un 30%, si tiene 20 años un 80%). La verdad es que no parece que hayan tenido que idear un sofisticado teorema, solo al alcance de las mentes más privilegiadas, para llegar a esa conclusión.

El maestro

La mejor formula que yo conozco sigue siendo la del sabio Ben Graham (el maestro de Warren). Graham recomendaba de entrada una distribución balanced para todo el mundo, esto es 50/50. Y el reajuste que recomendaba en función de la evolución de los mercados, era que si venían periodos buenos se llegase a un máximo de bolsa del 75% y si venían periodos malos a un mínimo de bolsa del 25%. Y a correr. Y lo cierto es que con ideas tan sencillas ha pasado a la historia como uno de los grandes.

¿Y del reequilibrio de la cartera que me dices? Lo de Graham: semestral.

Buena inversión.

 

¿Sabes dónde está tu dinero? Fondos de inversión especiales

Magníficos artículos en el Funds People de este mes tanto por parte de Gonzalo Fernández como de María Folqué. Hacen un análisis sobre el comportamiento de varias categorías de fondos que a mí me da que pensar. Y voy a compartir mis reflexiones con ustedes.

Entre enero 2015 y enero de 2016 los fondos de inversión europeos captaron 285.000 millones de euros.  Dentro de esta captación 166.000 millones, el 58.2% fueron a fondos mixtos.

Hasta aquí bien. Todos sabemos lo que son los fondos mixtos, un todoterreno que por sí mismo constituye una cartera clásica de inversión y que invierten una parte en bonos, otra parte en bolsa y algo en liquidez.  Que vaya tanto dinero a fondos mixtos nos muestra cierta indecisión “cómo no tengo visibilidad sobre el mercado y no tengo producto rentable de renta fija con los tipos actuales….pues te vas a un mixto”. Desertores del depósito de cabeza al mixto.

La cosa se complica por un lado por la innovación financiera: lo que hace años solo estaba al alcance de clientes institucionales hoy se ha popularizado como son los hedge funds (para los mortales de a pie son fondos de retorno absoluto). Por el otro lado por el marketing bancario  que sigue haciendo de las suyas promocionando categorías de fondos raritas: fondos multiactivos, fondos multiestrategia y fondos perfilados. Y dentro de todas estas categorías un montón de subcategorias. Todo esto está muy bien y es hasta útil. Pero muchas veces lo único que hace es ayudar a cubrir los objetivos de ventas a unos asesores que no entienden lo que venden a unos clientes que tampoco entienden lo que compran.

La gente del Funds People centra su estupendo análisis en las dos categorías de fondos que están de moda: los multiactivos (que vendrían a ser los mixtos de toda la vida con más chicha: que si materias primas, que si gestión multidivisa etc. etc.) y los de retorno absoluto que son fondos que, dentro de muy diversa casuística y generalizando: controlan los niveles máximos de riesgo asumibles, buscan descorrelacionarse de los activos clásicos y suelen tener un objetivo de rentabilidad absoluto con independencia de los movimientos de mercado (por ejemplo Eonia + 4% o cosas por el estilo).  El Eonia es el Euribor a un día. De nada.

Quienes vienen leyendo el blog saben que uno de mis preceptos favoritos es que “el papel lo aguanta todo…y el Excel más”. Y esto es lo que está pasando con estas categorías de fondos galácticos. En el periodo malo del mercado, del 1 de abril 2015 a 1 de Marzo 2016, de 705 fondos multiactivos solo 14 han dado rentabilidad positiva. Esto es menos de un 2%. De las ocho subcategorias en qué divide estos fondos Morningstar (que es la fuente de este análisis) absolutamente todas dan resultados promedios negativos. No comento. Menos de un 2% habla por sí solo.

Mejor parados salen los fondos de retorno absoluto, aunque tampoco para volverse locos. 93 fondos de un universo de 407 (el 23%), dan resultados positivos. De las 15 subcategorias en las que los divide Morningstar solo una tiene una rentabilidad promedio positiva y esa una me juego pasta a que no la tiene (presuntamente ni la conozca) ninguno de los lectores del blog: “long-short Reino Unido”. Manda huevos señoría ¡¡ a ver qué gestor español es el guapo de recomendar un long-short del Reino Unido a sus clientes.

Si bajamos un poco más a la arena, el fondo multiactivo más rentable del periodo ha sido el Sextant Grand Large A que ha dado (en el periodo de estudio recuerde) un 5.77% con un riesgo del 6.12%, eso es un ratio Sharpe del 1.03% que está más que bien. Este es un fondo de una pequeña boutique francesa que se llama Amiral y cuyo gestor es François Badelon, un seguidor acérrimo de Warren Buffet según he leído y de hecho en la cartera del fondo el 3.90% son acciones de Berkshire (y si no sabe qué es Berkshire no merece seguir leyendo este blog 🙂 )  Y está invertido de forma mayoritaria en acciones. En definitiva, un stock picker bueno de bolsa que “rellena” el fondo con algo de bonos (poco) y algo de alternativos (poco). La selección de valores es realmente buena con unos ratios de cartera de P/E de 12.63x (muy bajo tal como está la valoración global de los principales índices) y un comedido P/BV del 1.13x (precio/valor contable).

En el caso de los fondos de retorno absoluto, el mejor del periodo ha sido el Polar UK Absolute Equity R Sterling gestionado por Guy Rushton. En el periodo de estudio ha dado un brutal 15.34% (rentabilidad en euros) con un riesgo del 8.99%. Aquí la cartera se complica y en acciones tiene largos por el 100.90% y cortos por el 44.63%, efectivo 51.33% y posiciones cortas en otros activos alternativos por el 8%. La cartera apunta a gestión alternativa de acciones que es de lo que va y no engaña (el propio fondo incluye “equity” en la denominación). Presenta no obstante un ratio Sharpe (rentabilidad obtenida por unidad de riesgo) pobre con un 0.59, cuando otros fondos de retorno absoluto como el Artemis Pan European ABS,  ha dado “solo” un 8.73% de rentabilidad, pero con mucho menos riesgo -Sharpe 1.12- lo cual muestra que el gestor controla mucho mejor el riesgo que el del Polar.

Y a todo esto que les digo (con la foto ya se lo imaginarán):

warren_buffett

Que si su nivel de sofisticación es bajo no se preocupen pero entiendan en qué están invertidos.  Me llama la atención el absoluto analfabetismo que seguimos teniendo con la bolsa: “compra buenos negocios cuando su precio sea atractivo”, joer, cuándo será atractivo el precio! Púes cuando el mercado corrija no¡¡¡ y cuando el mercado corrige que hacemos (los asesores los primeros), ¿recomendar bolsa? NO, recomendar sofisticaciones que muchas veces no tenemos claro de qué van. Si usted tiene tiempo por delante y tiene recursos suficientes compre bolsa en las caídas (en la proporción adecuada a su perfil inversor ojo). Y si su gestor no se atreve dígale que un señor vejete de Omaha es lo que hace toda la vida. Y no le va mal del todo.

Con esto de los nombres raros que nos inventamos en finanzas me viene a la cabeza una lección de lengua española de un libro del bachillerato (del antiguo) del gran lingüista que fue Don Fernando Lázaro Carreter. Decía que entre “los sucesos consuetudinarios que acontecen en la rúa” y “lo que pasa en la calle” es preferible escoger la segunda opción: porque es la que todo el mundo entiende.

Buena inversión ¡¡

Vamos a contar mentiras

 

 

Me fastidia ponerme de mal humor  después de ver un gol como el de CR ayer en Roma (y lo dice un culé), pero estoy tan saturado de leer frases vacías de tipos que confunden el asesoramiento financiero con un bote de gomina que mire usted: me voy a poner pelín borde.

Hoy mismo he leido en un medio digital a un señor (que no conozco de nada y seguro  que es un estupendo profesional) que dice que le gusta el Popular “porque solo se paga a 0.6 veces sus fondos propios”…..

Insisto con esto, nada en contra del profesional que hace esta  afirmación; yo mismo las pocas veces que me han entrevistado he dicho lo primero que me pasaba por la cabeza (ya sabe usted, los focos, las azafatas, el ir maquillado….lo ponen difícil).

El problema es que Juan Inversor se confunde y puede tomar al pie de la letra estos mantras e invertir sin ton ni son “porque está bien por valor en libros”.

Lo de comprar por un bajo valor en libros me gusta. Lo compro. Pero ¿de verdad tiene el Popular (o cualquier otro banco) un “bajo valor en libros”?  ¿Sabemos analizar un banco o al menos tenemos una idea intuitiva del negocio bancario?

Les voy a explicar el racional del asunto. Vamos a hacerlo fácil y no voy a poner balances ni cuentas de resultados. Solo imaginen un banco que en su activos tiene inversiones crediticias por 200.000, inversiones en títulos (bonos gobierno y corporativos) por 80.000 y  que en el pasivo los fondos propios son por 77.000. Por supuesto el balance tendría más partidas y hasta lo hariamos cuadrar. para nuestro ejemplo nos vale con que se queden con las principales inversiones del activo (inversión en crédito a clientes y en cartera de bonos) y con los fondos propios. Repito: 200.000 en créditos, 80.000 en cartera de bonos y 77.000 en fondos propios (no pongo ceros, quédense con la idea).

Sabemos que el valor en libros se define como el precio que pagamos por acción dividido entre el valor teórico contable (por acción). Como es lógico y de forma generalizada cuanto menos paguemos mejor estamos comprando. Si la acción cotiza a 2 euros y el valor teórico contable o valor en libros es de 3 euros, estaría comprando a 0.6x veces valor en libros, la acción vale menos que su valor teórico. Un chollo. ¿Sí?

rato y blesa

Foto: EFE

Imaginen que el banco anterior (pónganle el nombre que quieran) está cotizando a 0.6x veces su valor en libros. Supongamos que el capital está dividido en 10.000 acciones y que con fondos propios de 77.000 euros el valor teórico contable son 7.70 euros  y que está cotizando a 4.62 euros, lo cual nos lleva al ratio de P/BV (Precio/valor libros) de 0.6x veces. Hasta aquí me siguen. Tenemos un banco que sobre el papel cotiza a 0.6x veces valor en libros. Vamos bien.

¿Parece una buena operación no? Compro a 4.62 la acción de un banco que cotiza a 7.70… ni las Black de Caja Madrid…

No obstante, como llevamos tiempo leyendo el blog de un tio zumbao que aunque forma parte del propio sistema nos invita a pensar un poco; este sujeto nos decía que no nos creyésemos (todas) las noticias y recomendaciones de los asesores financieros a pies juntillas y como tenemos alguna duda de la salud de los bancos nos haremos  algunas preguntas.

1.Qué pasa con el ratio de cobertura. Oh¡¡¡ suponemos que nuestros amigos que gastan más en gomina que en libros han revisado antes la evolución del ratio de cobertura. Este ratio es fundamental cuando analizamos la salud financiera de un banco. Relaciona el total de las provisiones por morosidad con el volumen de créditos impagados.

Mi banco tiene 200.000 en préstamos y veo que tiene contabilizada una tasa de morosidad del 8%, esto es 16.000 y un ratio de cobertura del 40%, esto es, ha provisionado 6.400 millones para futuras contingencias. Me explico, los 16.000 millones no quiere decir que se vayan a impagar al 100% y además, si han provisionado “solo” un 40% es porque el banco ha tomado colaterales; hipotecas de bienes inmuebles de todo tipo, prendas sobre bienes (valores, barcos, existencias etc), avales….y cree que con eso tiene suficiente (o no puede dotar már porque se carga la cuenta de resultados, no reparte dividendo y se lia parda, ya saben).

Hasta aquí y con estos números mi banco tiene unos fondos propios netos de 77.000 euros.

Pero la vida es dura.

Supongamos que no han calculado bien, y que al final la mora real a la que se tiene que hacer frente no es del 8% sino del 20%. Ha sido un banco que no ha dado bien los créditos (y ya no entro en otros motivos vistos en España como la compra de bancos en Florida a precios interesantes o promociones inmobiliarias en el Caribe) y a veces pasan estas cosas. La mora real es de 40.000 y como solo ha dotado 6.400 tiene que dotar 33.600.

Al dotar 33.600 los fondos propios se reducen en ese importe (a mayores pérdidas menores fondos propios) y se nos quedan en 77.000 – 33.600= 43.400

Tenemos pues un valor en libros de 43.400/10.000 acciones= 4.34 que frente a una cotización de 4.26 nos da un P/BV del 0.98x. Distinto verdad.

Pero ahí no acaba la juerga. El banco invierte en sus clientes (prestamos) pero también en bonos de todo tipo y resulta que se liaron a comprar bonos de Grecia como locos (que le pregunten a algún banco alemán muy nombrado estos días) y bonos de bancos italianos  y portugueses porque parecían muy buena opción. Ya no se trata de que esos bonos puedan impagarse, sino  de su valoración, del mark to market diario. Supongamos que de la cartera de títulos de 80.000 nuestro banco tiene 30.000 que han caído un 25%, es decir, tienen que valorarse a 22.500 con una pérdida latente de 7.500.

Entonces nuestros fondos propios serian de 43.400 – 7.500= 35.900, esto es 3.59 euros de valor teórico contable por acción,  que con una cotización en el mercado de 4.26 pasaríamos a un valor en libros de 1.19x veces …..glups….y yo que pensaba que a “0.6x veces valor en libros compraba bien”.

Nota 1: me interesa que se queden con el ejemplo y no con los detalles. Si el banco funciona a nivel comercial tendría capacidad para absorber parte o toda de esa mora.

Nota 2: si siguen la prensa económica verán que aunque el ejemplo esté pensado para respaldar el racional que les quiero plantear estas cosas pasan (moras elevadas). Si a alguien le parece que una mora del 20% es imposible que haga el ejercicio de ver qué partidas se han traspasado al Sareb y que haga el ejercicio de ver que importes se están refinanciando en operaciones tipo Pescanova o tipo Abengoa…a lo mejor con el 20% ni le llega…

Nota 3: el único mensaje que me gustaría transmitirles si ustedes me lo permiten es que si van a invertir por fundamentales o bien hacen cuatro números (ni que sea a palmos) para ver si los fundamentales aguantan la prueba del algodón o bien siguen a analistas que analizan y no a vendedores de humo que como decía el gran Gekko “confunden una preferente con un detergente”…

Buena inversión ¡¡

 

 

 

 

 

¿Quien quiere comprar un perro? (o cómo utilizar la matriz Boston Consulting en tus inversiones)

Soy consciente que el post de hoy no va a gustar nada a los amantes de los números y de los ratios. Es lo que hay. Con la excepción de Simmons (del hedge fund Renaissance) no sé de muchos matemáticos que batan al mercado de forma recurrente. Por el contrario, sí que tenemos ejemplos de gente como Buffet y su socio Munger o Peter Lynch que, con razonamientos a veces casi más filosóficos que numéricos lo han hecho muy bien (por supuesto sí que hacen números, pero no a un nivel apabullante).

El mensaje de hoy va dedicado a los que invierten en bolsa de forma intuitiva. Vaya por delante que hoy no hablo de especulación. Hablo de inversión. Los posts sobre Gamesa (largos) y sobre OHL (cortos) fueron jugadas especulativas para cazar movimientos de impulso. Lo de hoy no. Lo de hoy va de valorar una empresa en lo que respecta a aspectos cualitativos.

Tampoco pretendo engañarles: para discriminar lo que es una buena empresa de la que no lo es hay que hacer números (si han leído mi segundo libro el de Dummies saben a que me refiero), pero como muchas veces somos vaguetes y nos quedamos con la imagen superficial voy a proponerles una sencilla herramienta, solo para invertir a largo plazo (no para especular), con la que simplemente pensando  un poco ya van a tener un primer filtro para ver si vale la pena seguir investigando o no. Esta herramienta se caracteriza porque es:

  1. Sencilla, cuatro cuadrantes fáciles de memorizar
  2. Fácil de interpretar, no hay posibilidad de confundir un perro con una estrella ¿o sí?
  3. Clarificadora, les va a servir como primer filtro para decidir si siguen haciendo trabajo de investigación con una potencial inversión o no.

Me refiero a la matriz BCG (Boston Consulting Group). Boston Consulting es el  líder mundial (junto con Mc Kinsey) en consultoría estratégica y en la década de los 70 idearon una matriz que relaciona la cuota de mercado de una empresa con el crecimiento del mercado. A continuación les adjunto la matriz (imagen obtenida de http://www.managementstudyguide.com)

BGC

Como ven no hay que ser especialista en física cuántica para interpretar esto. La matriz tiene cuatro cuadrantes que corresponde a:

Mercados en crecimiento: dos tipos de empresas: estrellas e interrogantes

Estrella: gran cuota de mercado. Si la definición es “estrella” no hay mucho más que decir.  Qué te viene a la cabeza si hablamos de empresas líderes en mercados que crecen: Apple, Amazon, Google,  Baidu, Samsumg y en clave española Inditex, Grifols….quizá Gamesa.

Interrogante: baja cuota de mercado. Aquí hay un problema porque la empresa está en un mercado que promete pero no pinta nada. Pienso en  Zeltia…

Remember: según esta matriz en los mercados en crecimiento hay empresas con grandes cuotas de mercado –las estrellas- y empresas con bajas cuotas de mercado –las interrogante-.

Mercados maduros: dos tipos de empresas: vacas y perros

Vaca: gran cuota de mercado. Empresas grandes que ganan dinero y seguramente reparten un buen dividendo (si el mercado no crecen ¿para qué quieren más caja?). Santander, Telefónica, Iberdrola

Perro: y por fin llegamos al perro. El pobre perro es una empresa con una cuota de mercado baja en un mercado que además crece poco o no crece.  Son empresas a desechar. Y como no quiero ser malo busquen ustedes los ejemplos

Remember: en los mercados maduros hay dos tipos de empresas; las vacas (el truco mnemotécnico seria pensar qué se hace con una vaca: ordeñarla no?) que pueden ser una buena inversión, sobre todo buscando rentabilidad por dividendo y los pobres perros que salvo que los veamos como oportunidad distressed (el perro se pone malito y, bien se recupera, bien alguien lo compra) hay que evitarlos.

De forma intuitiva podríamos decir que las estrellas son inversión en crecimiento (growth), las vacas inversión en valor (value), las estrellas pueden ser un 10-bagger (las que multiplican por 10 la inversión) o un desastre (me vienen a la cabeza los pequeños laboratorios de Biotech que o bien te forras o te matan), y los perros….son perros y como los perros muerden mejor mantenerse lejos.

Mi consejo es que antes de abrir una posición hagan pasar la empresa elegida por el filtro mental de la matriz de Boston Consulting y, de forma intuitiva, pensemos que por una estrella se puede pagar más (P/E más alto), en una vaca buscaré dividendo y precio razonable, los interrogantes me los puedo plantear casi como especulación (tamaño de la inversión comedido) y los perros mejor lejos.

Buena inversión ¡¡

Nota: en jerga wallestritiana (nuevo palabro) realmente se usa dog como un valor con un comportamiento malo, peor que el mercado. Recuerden sino al gran e irrepetible Gordon Gekko cuando a un recomendación de Foxx le responde : “it’s a dog with fleas”