Los fondos que le van a vender: multiactivos, flexibles y alternativos

Que empieza a verse cierta desaceleración en los datos macro es un hecho.

Nada grave por el momento (he dicho “por el momento” que conste). Y además hay datos mixtos; unos van mejor, otros peor y según el economista que sigamos; los hay que continúan siendo razonablemente optimistas y otros no tanto. Tenemos además la fuerte y prolongada subida del petróleo en los últimos meses con su potencial impacto sobre la inflación y por lo tanto en los tipos directores, la pendiente negativa de la curva de tipos etc.  En cualquier caso, en la industria del asesoramiento financiero hay runrún y cierto consenso en que quizá lo mejor ya no esté por llegar y que hay que ir ajustando carteras si no se ha hecho ya.

Como una imagen vale más que mil palabras,  hace unos meses nos podíamos permitir invertir con cierta tranquilidad. Vean si no la evolución del Spy (ETF que replica el S&P 500) que de noviembre 2016 a noviembre 2017 apenas tuvo más movimiento que subir (en el gráfico línea alcista azul con la leyenda “orden”). Pero, en los últimos meses es una montaña rusa de subidas y bajadas que no van a ninguna parte (en el gráfico recuadro amarillo con la leyenda “caos”).

caos

No se trata de hacer el inútil ejercicio de tratar de entender por qué subía en septiembre y hoy ya no. No es cuestión de si Trump ahora está más enfadado con los chinos o con los iraníes o de si el gobierno de Italia va a hacer esto o aquello. Se llama ciclo económico y el ciclo tiene sus propios tiempos y por supuesto entender que el ciclo no cambia de un viernes a un lunes. No nos acostamos un viernes en un ciclo expansivo y el lunes pasamos a vivir en recesión. Lleva su tiempo, pero desde luego los mercados van soltando señales.

La cuestión clave es cómo ajustamos nuestra cartera cuando de la renta fija no quiero ni oir hablar, las bolsas vuelven a tener una volatilidad que me altera (caos) y el mercado monetario todavía ofrece retornos negativos. ¿Cómo?

Don’t worry. La industria financiera es más creativa que los currículos de nuestros políticos y va a ver como le van a ofrecer la solución definitiva a los problemas de su vida gracias a:

  • Fondos Multiactivos
  • Fondos Flexibles
  • Fondos Alternativos

Además se lo van a ofrecer en masa. Efecto rebaño manda. Si usted es cliente de cuatro empresas financieras, las cuatro le van a ofrecer soluciones parecidas. Estas categorías de fondos se caracterizan por lo siguiente:

En positivo:

  1. Son fondos dinámicos que reaccionan rápido a los cambios de los mercados. Si el mercado se enamora de una zona geográfica concreta, el gestor la incorporará rápidamente a la cartera del fondo; si despunta algún sector económico el gestor entrará resuelto en el mismo de forma rápida en el inicio de su bonanza.
  2. No siguen a los índices de referencia. En época de volatilidad seguir los índices pierde sentido y toca gestionar. Son fondos de gestión activa. Pura alfa.
  3. Diversificación: en un sólo vehículo va a tener una cartera diversificada donde no solo va a tener exposición a distintas clases de activos, sino que el gestor busca activos con bajo nivel de correlación
  4. Control del riesgo:  Si el balance de la cartera se desequilibra a favor de uno u otro activo no es necesario que usted como inversor haga el reajuste, el propio fondo se va rebalanceando según evolucionen los mercados.
  5. Son globales. Con estos fondos va a tener acceso a toda clase de activos y a todos los mercados a nivel mundial, puede tener tanto acciones americanas como bonos japoneses como inmobiliario alemán. Todo en un solo fondo.

En definitiva, estos tipos de fondos escogen los mejores activos que ofrece el mercado en cada momento, ofreciendo una amplísima diversificación y  sin limitaciones por clase de activo ni limitaciones geográficas, con un control de riesgo exhaustivo y aportación de alfa a su cartera gracias a políticas de inversión desindexadas.

En negativo:

¿No se habrá creído todo lo anterior verdad? 

Los citados puntos positivos no son más que el argumentario comercial para encalomar estos fondos (en general caretes). Realmente sí es lo que deberían ofrecer a sus partícipes y ciertamente algunos si dan estas prestaciones,  pero no la gran mayoría. Los asesores más nóveles le hablarán de optimización del binomio rentabilidad-riesgo  y le aseguraran que sus fondos “optimizan la frontera eficiente” (y si alguno añade a lo anterior los estudios de Markowitz así, sin calentamiento, váyase directamente al bar).

Lo que si va a encontrar en estos fondos es diversificación que no es poco en épocas convulsas y si busca bien, también encontrará buenos gestores. Que haberlos haylos. Fíjese que no digo “buenos fondos” sino “buenos gestores”. A mi juicio el efecto gestor en productos multiactivos y alternativos es tan importante como en los fondos de valor o en los hedge funds de verdad (los alternativos a los que accedemos “desde 1 participación” son imitaciones de los hedge funds cañeros).

Algunas aclaraciones para lidiar con este entorno:

  • Siempre les he recomendado tanto a través de mis dos libros como del blog que antes de invertir en un fondo o cartera de fondos, dediquen un rato a Morningstar. Si lo hacen verán que no aparece la categoría de “multiactivos”. Así de entrada suena extraño que el líder mundial en análisis y calificación de fondos de inversión no incluya en sus categorías el término “multiactivos”. Esto es porque es un palabro bastante reciente que por parte de la industria se entiende más comercial que “fondos mixtos” que es la nomenclatura tradicional para los fondos que ofrecen carteras diversificadas. Mixto suena a viejo, a pasado (Mariano) y Multiactivos suena a novedad, a guay (Albert)
  • Hay quien dice que “mixtos” solo pueden tener bonos y bolsa y los multiactivos invierten en inmobiliario, en divisas principales, en divisas emergentes, en materias primas, en acciones de empresas emergentes, en productos derivados, vamos diversifican en to-de- to- de- to….je, je, mire la composición de las carteras y me lo explica luego
  • Otro termino interesante es “flexible”. Los mixtos están limitados en sus inversiones a los porcentajes máximos de exposición a renta variable que declaran en la documentación legal. Por ejemplo “el fondo no podrá invertir más del 25% en renta variable”, un flexible no tiene límite legal y queda al albur del gestor. Eso a veces es muy bueno… y otras veces no tanto. Lo dicho: busque al buen gestor.
  • Alternativos: sistemática hedge para el pueblo llano. Carteras que parte está comprada, parte vendida y también cierta discrecionalidad sobre las clases de activos en que invierte. Ejemplo: largos en bolsa al 130% y cortos en bolsa al 50%. Lógicamente precisan derivados (u operaciones a crédito) para alcanzar estas exposiciones.

Y ahora supongo que espera las recomendaciones de un servidor.

Pues va a ser que no.

Si bucea un poco en Morningstar verá que tiene mixtos agresivos, mixtos defensivos, mixtos flexibles, mixtos emergentes, mixtos Gran China, Mixtos moderadamente agresivos, mixtos moderadamente defensivos y  más… y para más inri las categorías principales se dividen luego por zona geográfica (mixtos agresivos USA, mixtos agresivos euro  etc) y también los hay denominados en divisas no euro. Y si busca alternativos verá que tiene 21 categorías distintas de fondos para invertir (incluyendo las dos de trading). Así que me evito entrar en jardines y le dejo el trabajo a su asesor financiero, que para eso cobra.

Buena inversión.

Anuncios

A propósito del PER (y de Netflix y de Amazon)

No hay multiplicador más nombrado que el PER, del cual solo nos acordamos ex post cuando un mercado colapsa y decimos aquello que decía un buen amigo de “ya te lo había dicho” por tener la mala idea de comprar PER altos (me niego a utilizar el plural “peres” tan utilizado en nuestro sector financiero, suena como Pérez con acento de regatón).

La idea de hoy va de reflexionar sobre el PER y sobre algunas empresas líderes que son las que  llevan años tirando de los mercados como son Amazon y Netflix.

¿Qué es el PER o Price Earnings Ratio?

Es la relación entre el precio de una acción y el beneficio por acción

PER = Precio por acción / Beneficio por acción

Es algo tan simple como si el precio son 20 y el beneficio es 1, el PER es 20x, si esa misma empresa en vez de uno gana 5, el PER es de 4x.

Lo primero, en prensa española lo normal es ver el PER, calculado con los últimos beneficios conocidos. Punto. En los medios norteamericanos verá sin embargo dos PER (además que allí lo verá como P/E), el Trailing P/E que es el calculado con los beneficios conocidos de los últimos 12 meses y el Forward P/E que se calcula con la estimación de beneficios futuros. Y adivine…el forward casi siempre es muchísimo mejor que el trailing, de ahí vienen las castañas cuando en un profit warning se anuncia que el beneficio va a caer un 1.5% y el precio te cae un 14%. Why? Porque por expansión de múltiplos más de un gestor se lanza con la estimación de beneficios y cuando se da cuenta del error sale pitando e inunda el mercado de papel.

Reflexión: el PER nos indica cuántos euros pagamos por cada euro de beneficio y cuánto menos pague mejor. Si usted, como yo, se maneja mejor con rentabilidades que con PER, es una buena idea trabajar con la inversa del PER. El beneficio dividido por el precio y multiplicado por 100 le dará la rentabilidad esperada de esa acción (BPA/P). En el caso anterior 1/20 en porcentaje es un 5% y 5/20 da un 25%. Por cierto, Warren Buffet sigue esa métrica, entiende mejor que ha invertido en una empresa que ofrece una rentabilidad del 25% que un PER 5x.

Aplicación: si usted quiere una rentabilidad teórica del 10% en su cartera de valores ¿qué PER podrá pagar? Pues la inversa de la rentabilidad (1/rentabilidad) y multiplicado por 100, esto es 1/10 *100 = 10x. Si en vez del 10% otro inversor se conforma con un 5%, podrá conformar una cartera con PER 20x (1 dividido entre 5 y multiplicado por cien)

Otro aspecto intuitivo pero útil para entender el movimiento de las bolsas es la relación entre el PER y los tipos de interés. Asumimos que el inversor quiere obtener una rentabilidad determinada de su cartera a largo plazo, en los ejemplos anteriores era del 10% o del 5% pero ¿de qué depende la rentabilidad que exige el inversor? Pues de los tipos de interés, concretamente de la tasa libre de riesgos, entendiendo como tal el bono a 10 años.

Reflexión: el inversor racional exigirá más o menos rentabilidad a la bolsa en función de los tipos de interés, de la tasa libre de riesgo. Por lo que si los tipos de interés suben (caso Estados Unidos con el bono al 3%) el inversor exigirá más rentabilidad a la bolsa. Si los tipos de interés suben, y el inversor pide más rentabilidad a la bolsa, entonces ya hemos visto que necesariamente el  PER tiene que bajar (a menor PER mayor es la rentabilidad esperada).

Aplicación: Para bajar el PER una de dos: o baja el precio o suben los beneficios. En general, subidas de beneficios sostenidas en un entorno de subidas de tipo no suelen darse, ergo baja el numerador baja el precio, cae la bolsa. Es por esto que si la FED le da algún día por subir tipos de verdad, ajuste stops porque el mercado exigirá ajustes en precios.

Aplicación: No compare el PER de las bolsas que pertenecen a mercados con distintos tipos de interés. Me sigue sorprendiendo que en medios especializados sigan comparando el PER de Rusia con el del DAX y digan que “atención a Rusia que está barata” ¿barata respecto a qué? el interés básico en Rusia está por encima del 7% cuando en Europa estamos en el cero nada ¿qué bolsa tendrá el PER “bajo”, la del 7% o la del cero? Pues la del 7% hombre, por esto en Japón llevan décadas con PER desbocados, porque tienen tipos ultrabajos o negativos.

amazon

Y ¿qué tienen que ver Amazon y Netflix con todo este rollo?

Que Amazon tiene un trailing P/E de 225x y Netflix de 248x. No, no hay decimales. En teoría harían falta 225 años para recuperar la inversión en Amazon y 248 para recuperar la de Netflix. En clave de rentabilidad Amazon ofrece un 0.44% y Netflix un 0.40%. Es posible que por este motivo nuestro amigo Warren esté cargadito de Apple con PER 18x  y no tenga ni Amazon ni Netflix en su cartera. 

Son dos superempresas, son dos de las mayores historias de éxito que conocemos, son prácticamente el “entorno” en qué vivimos, todos somos clientes y hay que mantener/abrir posiciones mientras tengan tendencia….pero si un día pasa algo, nos acordaremos de estas desmesuradas valoraciones y alguien dirá “ya te lo había dicho”.

Buena inversión