Bill Gross: suena a 2008, algo así como Lehman Brothers

Si no trabaja en el sector financiero es posible que no sepa quién es Bill Gross. En dos palabras: gurú reconocido.

Gross es uno de los gestores de fondos más importantes del mundo tanto por los volúmenes que gestiona como por el impacto de sus vaticinios. Son especialmente relevantes sus opiniones sobre el comportamiento  de la renta fija y sobre la situación global de los mercados. Es famosa su inversión contra los bonos de Fannie Mae y Freddie Mac (cortos) con la que ganó 1.700 millones de dólares al anticiparse a la crisis subprime del 2008. En contraposición, nuestro “gurú” y ex ministro de economía Pedro Solbes, en la misma época dijo aquello de “ninguna entidad financiera española está en situación de riesgo” ABC 9 de octubre de 2008, hoy Solbes debe repartir valiosos consejos en Enel (principal accionista de Endesa).

Si tiene interés en el personaje –es evidente que me refiero a Gross, no a Solbes- encontrará su perfil en la wiki. Me llama la atención que durante una parte de su vida fue jugador profesional de Black Jack en Las Vegas y parece ser esos conocimientos le han sido muy útiles en su faceta inversora (buen especulador buen inversor, lo que no tiene por qué darse a la inversa). Otro aspecto destacable -muy destacable- es que es uno de los mayores donantes del mundo de Médicos sin Fronteras (25 millones de dólares) y ha hecho varias donaciones millonarias a otras instituciones. Alguno de ustedes se preguntará por qué destaco lo de las donaciones cuando en España somos líderes mundiales en donaciones…. caso Palau, Gurtel, Púnica, Pokemon, ERE, sin acritud  :).

El 9 de marzo, en la web de la gestora de la que forma parte el Sr.Gross,  www.janus.com, publicó un artículo inquietante con el título “Show Me The Money”. No es tan distraído como el “Show me the money” de Jerry Maguire ( película con la que Cuba Googing Jr. ganó el Oscar al mejor actor de reparto) pero cuando un gurú de Wall Street habla, y habla con un discurso distinto del que utiliza la industria siemprealcista merece ser escuchado.

Algunas perlas (traducción libre):

  • Apalancamiento financiero: todavía me alucina la creación de dinero que hace el sistema bancario de la nada. Los bancos han convertido 3 billones en 65 billones de crédito,  a lo que hay que sumar todo lo emitido y que  solo en Estados Unidos es elevado (bonos del Tesoro, bonos municipales, préstamos bancarios, hipotecarios….)
  • Alto riesgo de explosión del sistema financiero, y pone un ejemplo muy largo sobre la multiplicación del dinero bancario: usted deposita un dólar en el banco, el banco piensa que usted no va a utilizar ese dólar y se lo presta a un pizzería para que pague a un proveedor. El banco tiene un pasivo –el dólar que le debe a usted- y un activo –el crédito contra la pizzería-. Resulta que el proveedor del pizzero ingresa el dólar en otra cuenta del banco y  el banco, con el nuevo dólar que ha ingresado el proveedor, da otro crédito a otra pizzería que le vuelve a comprar al proveedor, y el proveedor lo vuelve a ingresar en la cuenta y siga así con miles de pizzerías…..y todo ha empezado con su único dólar.
  • Un resultado que podría darse según Gross es que “suena bien, pero el problema es que haya demasiadas pizzerías, que al final no puedan pagar sus préstamos” y que todos los ahorradores que esperan que les devuelvan su dólar no lo puedan recuperar al producirse estos impagos. Suena como 2008 para mí; algo así como Lehman Brothers…como esto es muy fuerte la frase original es “Sounds like 2008 to me –something like Lehman Brothers.”
  • Sigue dándonos ánimos “en 2017 la economía global ha creado más crédito en relación al PIB que al principio del desastre del 2008. En Estados Unidos, el crédito es de 65 billones, un 350% del PIB y va en aumento.  En china, el ratio se ha más que doblado en la última década hasta cerca del 300%.
  • El capitalismo, con su sistema de limitadas reservas bancarias, depende de la expansión del crédito y de la impresión de dinero por parte de los bancos centrales (¿les suena esta película?). Pero la creación de crédito tiene sus límites y es que  si los tipos son muy altos  los prestatarios pueden tener problemas para pagar la cuota mensual (pienso en subprime –dice él-). Si los tipos son muy altos y también el crédito supone un porcentaje elevado del PIB, entonces cisnes negros como Lehman pueden ocurrir (este hombre está obsesionado con Lehman). Por otra parte si los intereses son muy bajos el sistema se rompe para los ahorradores,  planes de pensiones  y  aseguradoras.
  • Esto pasó en 2008 y los bancos centrales bajaron drásticamente los intereses  y lanzaron los QE (Quantitative Easing) para prevenir un colapso del sistema. Hoy la flexibilidad de los bancos centrales no es la que era entonces con los tipos a cero y en algunos casos negativos.
  • ¿Cómo estamos hoy? La recuperación ha sido débil en términos históricos pero las empresas se han recapitalizado, el empleo ha crecido y los mercados están en máximos históricos, pero nuestro sistema financiero, altamente apalancado es como “un camión con nitroglicerina en un camino lleno de baches”. Un error nos puede llevar a una implosión del crédito como ya pasó en 2008.
  • No se deje seducir por el espejismo Trump del 3-4% gracias a un recorte de impuestos y a la desregulación, el aumento del apalancamiento junto con unos tipos demasiado altos  pueden causar estragos en el sistema financiero. Preocúpese más por la recuperación de su dinero que por la rentabilidad que pueda obtener en 2017 y más allá.

Poco que añadir a lo que dice Gross. Me viene a la cabeza los titulares de prensa sobre la deuda española hace unos días “La deuda del Estado cerró enero en 955.275 millones de euros, lo que supone un incremento de 4.464 millones (un 0,47%) con respecto con respecto a diciembre de 2016 y el máximo de la serie histórica del Banco de España” El Economista 28 de Febrero 2017. Señores, que cada día que pasa España, usted, yo, sus hijos, mis hijos…debemos más dinero al resto del mundo. Y cuando dicen que hay que hacer tres viales nuevos de AVE tiemblo: son insaciables.

No hace falta ser un gurú para ver que:

  1. Las economías, en general, no han hecho más que endeudarse. Hay periodos en que cada euro de crecimiento de PIB corresponde a un euro o más de deuda. Esto es como si me hipoteco en un millón de euros para comprarme un chalet estupendo, y otro millón para coches de lujo, un barquito y un fondo de armario estupendo ¿ha mejorado mi calidad de vida? Vamos si ha mejorado, ha mejorado un montón….el problema es que debo todo y seguramente no podré pagarlo.
  2. Los tipos en Estados Unidos ya están subiendo, poco pero ya están subiendo. En Europa ya se empieza a debatir el tema. El contexto es prosubida. De forma controlada, pero prosubida no probajada. Pagaremos más intereses y ya estamos pagando el 7% de cada 100 euros de gasto público ¿cuánto más aguanta nuestro presupuesto¿ ¿Y el de Portugal o el de Italia?
  3. Y como dice Bill Gross, si debo muchísimo y además me suben los tipos ¿qué puede pasar? Alegrias las justas.

Dicho lo anterior el mercado sigue esperando a Trump y sigue alcista, aunque a mi juicio podría apuntar a la formación de un techo. Si sigue el Trumpnomics y hay otro tramo alcista estupendo y a seguir bailando, pero si rompe con fuerza por debajo del susto del martes ajusten stops. Primera parada en la zona de 2.200 y no pasa nada; corrección sana y necesaria, pero si se va a la segunda parada en la  zona de los 2.100 pondría en peligro la tendencia alcista (gráfico semanal cierre miércoles 22/3) 

SP Marzo 2017

Espero que Bill Gross no les produzca insomnio.

Buena inversión.

Anuncios

Si Estados Unidos cae….ten miedo

Soy de los que piensan que esto del desacoplamiento no existe. O aun peor, si existe es asimétrico.

Me refiero a que difícilmente los mercados europeos pueden ir bien si USA va mal pero, por el contrario, si pueden ir mal aunque USA vaya bien.

El racional que quiero compartir hoy con ustedes es el siguiente: para mi la cosa no va (solo) de:

  • Petróleo
  • China
  • Desaceleración económica
  • Riesgo geopolítico
  • Crisis brasileña
  • Crisis de refugiados
  • Irresolubles problemas de los portugueses, los griegos y los españoles, o de los italianos, los griegos y los portugueses o de los españoles, los portugueses y… el cuento de nunca acabar vamos.
  • Devaluación del yuan (y lo que te rondaré morena)
  • Incapacidad de los bancos centrales para impactar en la economía
  • Japonización 2.0
  • Imputación de Rita Barberá….je je, 40 tíos de su tropa imputados y sigue erre que erre

Y así podría seguir y seguir. Cada semana hay una nueva moda en esto de las finanzas.

Para mi la cosa económica se concentra todita toda en los mercados norteamericanos. Mientras estos tiren hay esperanza. Si caen hay que salir zumbando y me da igual “si los fundamentales de las empresas europeas suponen una oportunidad no vista” o cualquier otro argumento más o menos sólido que me expliquen (y que no digo que no pueda funcionar. Puede). Mi receta en tiempos de turbulencias es fácil:

“Si Estados Unidos aguanta hay  vida. Si Estados Unidos cae: ten miedo”

Planeta Simios

Y cómo está Estados Unidos?  Aparentemente bien, pero hay algún sintomilla que da que pensar. Por ejemplo la producción industrial ha caído durante 10 meses en el último año. Mala señal ya que se tiene por un  indicador macro relevante en cuanto a anticipar recesiones, aunque en el mes de enero ha sorprendido de forma positiva con un +0.9% (la tasa anual se mantiene negativa en 0.7%) El Leading Indicator de enero ha sido del -0.2%. Ya se esperaba pero no deja de ser un mal dato. Por el contrario los pedidos de bienes duraderos han sorprendido en positivo +4.9% cuando se esperaba un 2.9% destacando el componente de “bienes de equipo” (inversión) con un incremento del 20%. El S&P /Case-Shiller (índice precio vivienda) sigue subiendo pero menos; los precios siguen aumentando pero a menor velocidad. No es malo, ya llevan tiempo subiendo fuerte y cuando la vivienda se dispara en exceso ya saben.

En general y con la excepción de la producción industrial (habrá que ver si enero es un cambio de tendencia o va a seguir cayendo) más claros que oscuros en una economía que lo ha hecho mejor que la europea. Pero ojo que podría surgir como siempre algún cisne negro: los costes laborales unitarios han subido un +4.5% vs un 1.9% anterior ¿si esta situación se consolida saben qué anima? Pues que la FED mantenga una política de subidas de tipos firme en busca de una normalización de la situación monetaria….pero en fin, no quiero lanzar cábalas sin ton ni son, por lo que hoy no deja de ser un mero dato puntual.

Por último indicarles que las ventas minoristas de enero han sido buenas pero por el contrario la confianza del consumidor está en mínimos de 7 meses y no nos olvidemos que el PIB del cuarto trimestre fue un desastre (la verdad es que todo va tan rápido que el último dato de PIB parece que sea una información antigua). OJO que el dato de PIB fue malo malo, es muy relevante y el PIB es un indicador rezagado: avisa tarde.

¿Va USA bien o va mal? Hoy por hoy va más bien que mal. Pero no debemos perder de vista que hay indicios (repito: indicios no hechos irrefutables) de que la cosa puede torcerse.

Ya me conocen y aparte de filosofar y decir lo que debería estar pasando soy partidario de VER lo que está pasando. Para ver que pasa en un mercado a nivel general  es de gran ayuda trabajar con algún indicador de amplitud (más útil en mercados grandes que en mercadillos como el nuestro). A continuación vamos a ver la línea A-D del Nyse con su media móvil de 150 sesiones. La línea A-D (Advance Decline Line) es la diferencia entre valores que suben menos los valores que bajan y el NYSE es el mercado más representativo del mundo para verla. Es bajista y fíjense que es bajista por primera vez en mucho tiempo…be careful.

ad line

Y qué dice el Jefe (S&P 500). Si ya han acostumbrado el ojo a la lectura de gráficos lo verán fácil: gráfico semanal, media móvil de 30 semanas y Macd (parte inferior). HOY es bajista: el gráfico es bajista, la media es bajista y el Macd es bajista. Está en modo rally (reacción técnica) y tiene muchos números para que pase como en noviembre-diciembre que después de un rally volvió a caer. ¿Está ya en modo bajista en tendencia primaria? NO, los 1.800 son como nuestra Numancia, como la Linea Maginot francesa (que duró bien poco la pobre), como Stalingrado…mientras aguanten no podemos hablar de cambio de tendencia.

sp500

Buena Inversión ¡¡

UNA LECCION DE ESTA CRISIS: NO ES JUSTO TENTAR A LOS BANQUEROS por Joan Manuel Arruga

El articulo que hoy comparto con vosotros está escrito por mi amigo Joan Manuel Arruga.

Joan Manuel tiene amplia experiencia profesional en medios de comunicación y en el mundo de las aseguradoras y también es buen conocedor de los intríngulis de la administración local catalana. Además es un tipo culto y educado con el que es un placer compartir una cerveza y arreglar los problemas del mundo. Gracias Joan Manuel.

Una lección de esta crisis: no es justo tentar a los banqueros por Joan Manuel Arruga.

Una de las cosas que en mi opinión ha puesto en evidencia la actual crisis es que los pobres banqueros (pobres en el sentido moral, no económico) han estado y están sometidos a una serie de fuertes tentaciones que no es justo que estén sufriendo.

En primer lugar un banquero sabe que si su gestión no es eficiente el problema lo tendremos todos. A diferencia de otras empresas, donde si te equivocas tienes que cerrar, un banco con problemas es un problema para todos. Esto se acentúa si lo que está gestionando es una caja, donde si lo hace mal, ni siquiera perderán valor las acciones de la entidad que el gestor pueda tener.

Por otra parte, hemos permitido a la banca comercial actuar como banca de inversiones, de forma que cuando “asesora” a sus clientes tiene la tentación de endosarle los productos que a ella le interesa, no lo que puedan ser más adecuados para el inversor. Y ocurre lo que ha ocurrido: hay que colocar como sea las “preferentes”, pues se colocan, aunque sea con calzador a pequeños ahorradores y sin explicarles a lo que se arriesgan.

Hemos permitido a la banca que medie en Bolsa, lo que hace unos años hacían los agentes de Cambio y Bolsa. Nos encontramos con que las entidades financieras invierten en Bolsa y al mismo tiempo asesoran a sus clientes, y ocurre, lo que se puso en evidencia en Estados Unidos: las grandes entidades financieras intercambian información sobre las órdenes de sus clientes, y primero gestionan sus carteras de valores, para asegurarse mejores rendimientos y, después las de sus clientes.

Hace unos años estaba prohibido compatibilizar banca y seguros. Siempre se había considerado que quien desea contratar un seguro, a la hora de elegir, no debe verse condicionado por factores externos al propio mercado de seguros. Ahora la banca, aunque la ley formalmente se lo impide, obliga a sus clientes a contratar seguros, seguros que muchas veces no desean contratar y en condiciones más onerosas.

Como la banca endosaba a sus clientes pequeños seguros de vida, de los que no entregaba ni la póliza, cuando alguien fallecía la familia desconocía la existencia del seguro y los banqueros se callaban. Así se ahorraban pagar. Por ello, se tuvo que crear el Registro de Seguros de Vida, registro que tenemos que pagar entre todos para que la banca no nos haga trampas.

A la banca se le permite hacer la declaración de la Renta a sus clientes. Da lo mismo que los empleados de banca no tengan ni idea de Derecho Tributario. Como me explicaba un empleado de una caja: “Yo no tengo ni idea de declaraciones de la renta, y me obligan a colocarle al cliente, entre los papeles que tiene que firmar, uno por el que exime de toda responsabilidad a la caja. Además, me obligan a que me fije en los activos financieros que pueda tener en otra entidad y a utilizar esta información para intentar convencerlo de que los traspase a nuestra entidad”.

Por último, en Gran Bretaña se ha puesto de manifiesto que los banqueros manipulaban los datos para que el índice Libor fuera más favorable a ellos.

Es evidente que el sistema económico que hasta el día de hoy ha creado más riqueza para un mayor número de personas, es el capitalismo. También estaremos de acuerdo en que el capitalismo no es perfecto. Y una de las razones por las que no lo es, es que hemos olvidado que debe basarse, al igual que una sociedad democrática, en unos principios éticos básicos entre los que se encuentran el “No robarás” y el “No mentirás”. Como a nadie se le escapa que la naturaleza humana es bastante débil, nos hemos ido dotando de normas que intentan no poner a las personas en situaciones en las que actuar de forma no ética puede serles muy rentable. Por ejemplo, todos estamos de acuerdo en que no se puede ser árbitro y jugador a la vez.

La conclusión, es evidente, no es justo que pongamos a los banqueros en la tesitura de tener que resistirse a tentaciones tan fuertes. Al sistema financiero lo necesitamos y es muy útil para generar riqueza si las cosas se hacen bien, pero creo que a estas alturas ya nadie duda de que si no se hacen las cosas bien, nos puede llevar a la ruina. Y ahí es donde deben entrar en juego los políticos, pero políticos de verdad y serios.

El crash de 1929 de John Kenneth Galbraith

El post de hoy está redactado por Jordi Teva Mont.

Jordi es asesor financiero profesional y tiene una amplia experiencia en los mercados. Si tienes interés en conocer su perfil está publicado en Linkedin. ¡ Gracias Jordi !

Petición: al igual que ha hecho Jordi estaré encantado de publicar tu post si hace referencia a libros de finanzas, economia, empresa, negocios e incluso autoayuda (mal nombre para algunos buenos libros -y muchos malos- que nos pueden ayudar a reflexionar y tomar buenas ideas de sus autores, Covey, Alex Rovira, Fernando Trias de Bes, Dr.Mariano Puig, en mi opinión valen la pena)  

Título: El crash de 1929.

Autor: John Kenneth Galbraith.

Editorial: Ariel.

Precio: 18.50 euros aprox. 224 páginas

Para que te hagas una idea del personaje, John Galbraith fue el economista que dijo: “Hay dos tipos de economistas: los que no tenemos ni idea, y los que no saben ni eso”.

John Kenneth Galbraith era de origen canadiense y está considerado como uno de los grandes economistas del siglo XX. Fue profesor en la Universidad de Harvard y editor de la revista Fortune. Tuvo la oportunidad de participar en las administraciones de los presidentes Roosevelt, Truman, Kennedy y Johnson.

La crisis económica y financiera de 1929 dio origen a la gran depresión de los años treinta. En este libro se presenta una historia y un análisis de esos hechos, y desentraña los mecanismos que, desde los años del boom inmobiliario de Florida hasta el desastroso otoño de 1929, alimentaron la fiebre especulativa y la euforia por el dinero fácil (no sé pero esto último a mí me suena mucho).

A pesar de que se escribió con la idea de contribuir a que la historia no se volviera a repetir, “El crash de 1929” no deja de ser un clásico del pensamiento económico; un lúcido análisis del porqué de las crisis financieras.

El libro en mi opinión está narrado con una sutil ironía y con gran calado económico, donde poco a poco nos va mostrando como la avaricia y la euforia desmedida acabaron apoderándose de unos cientos de miles de americanos que creyeron encontrar en el crédito fácil, en el boom inmobiliario  y en las operaciones a crédito apalancadas la manera de hacerse ricos sin prácticamente esfuerzo físico (tal y como lo describe el propio autor en el libro).

Describe la situación de crisis en la que se juntaron todos los factores necesarios, ilusión,  euforia, esperanza ilimitada y avaricia por parte de los inversores, utilización del crédito en bolsa por la banca para generar grandes beneficios a corto plazo que luego se desmoronarían, compra-venta de bienes inmuebles, dejadez de la clase política que negaron una y otra vez lo que se venía encima, seguido de gran parte de economistas y académicos negando la posibilidad de un crash y persecución de  aquellos que osaban aventurar que se iba camino del desastre.

Para todos aquellos lectores que quieran leerlo, verán como poco a poco se darán cuenta de que mantiene una grandísima relación (a pesar del año en que fue escrito) con la situación económica actual. Incluso en determinados capítulos parece como el señor John Kenneth estuviera describiendo la actual situación económica. Pienso que es un libro que mantiene numerosos vínculos con la actual situación económica salvando las distancias en el tiempo. En fin, todo ello, les resultará  especialmente familiar.

En definitiva, libro totalmente recomendable, muy interesante de leer y apto para todos los públicos, no solo por la perspectiva histórica del crash, sino por las enseñanzas que deja para reconocer en el futuro las características de una burbuja. Aunque visto lo visto parece ser que todavía no hemos aprendido.

Jordi Teva Mont