Don’t Panic: cómo reaccionar ante un crash

Si estás atravesando una tormenta, sigue caminandoW.Churchill

Hoy hemos vivido la mayor caída de la historia del Ibex 35.

Sé que buena parte de mis lectores bien son inversores, bien son asesores financieros y sé que hoy estarán doblemente fastidiados: en lo humano por la gravedad de los hechos que estamos viviendo y en lo financiero por el palo que se han llevado.

Miren, conozco en primera persona la sensación de fracaso que producen estas situaciones. Viví la Gran Recesión del 2008 como ejecutivo de banca privada y como inversor bursátil. Me tocó vivir la desgracia de los productos estructurados que se liquidaban con pérdidas innombrables, también los bonos Lehman, también los bonos islandeses, también Madoff… ¿sigo? Incluso me tocó vivir la quiebra de una entidad bancaria de referencia en el sur de Europa desde dentro, y antes,  el rescate del país originario de dicha entidad. Si, conozco el sabor de los días malos, conozco el sabor de las pérdidas, conozco el sabor de soportar la mirada extraviada de un cliente que ha perdido todo. Conozco el sabor de la derrota.

Pero lo que no te mata te hace más fuerte que decía Nietzsche, y los que llevamos años en esto estamos vacunados y casi nada nos sorprende. Ya en mi primer libro “Todo lo que tu banco debería contarte antes de invertir”  publicado por Gestión 2000 (Planeta) en 2012, dediqué un pequeño apartado a estas situaciones “Un poco de historia. Cómo actuar en momentos pánico. Cisnes negros” y voy a exponer unas líneas básicas según la situación en que nos encontremos.

Juan Pillado pero poco: este es un inversor que o bien lleva ganancias porque lleva mucho tiempo invertido y ha cogido toda o buena parte de la subida o lleva pérdidas asumibles, del 10%-15% máximo. Mi recomendación seria “sal”. Me da igual lo de “perderte los mejores días”. No sabemos en qué contexto nos movemos y la distancia entre estar fuera o dentro del mercado es una comisión, nada más. Si Juan Pillado es “Juan ganaba un 50% y ahora solo gano un 15%”, ni me lo pensaría.  

Juan Pillado pero mucho: la avaricia rompe el saco. Has hecho el máster más caro del mundo, pero el que de verdad te servirá a lo largo de tu vida de inversor. Has entrado en el pico o cerca del pico y rataplán;  estás tirado en la lona sin entender cómo un virus se ha llevado tu cartera y tu estado de ánimo por delante. Seguramente estás en la fase conspiranoica (por la que todos hemos pasado) de pensar que tu asesor financiero es un indecente, que el gobierno debería cerrar la bolsa, que hay que prohibir los cortos, que el mercado ha esperado a que tu entrases para caer, que todo está manipulado etc. etc., que son las excusas de perdedor que todos los que invertimos hemos utilizado alguna vez. Si de verdad no te hace falta el dinero te digo absolutamente lo contrario que al “pillado pero poco”: aguanta como un jabato. Deja de revisar tu cartera a diario (o cada cuarto de hora, que también sé de qué va eso) y deja que el tiempo arregle el desaguisado; que lo hará, lo que no sabes es si en meses o en años.

Juan liquidez. Será porque eres un lince del análisis macro, porque eres un lince del análisis técnico o porque eres más amarrategui  que el Cholo, pero esta crisis te ha pillado en liquidez y te estás frotando las manos. Te diré, a mi modesto entender, lo que sí hay que hacer y lo que no hay que hacer. Lo que no hay que hacer es seguir los consejos de los iluminados que recomiendan entrar ya porque me lo quitan de las manos señora. Estos días leía los foros de Investing y he visto unos cuantos que han entrado antes de hora y se estaban quejando de que se publicasen artículos con consejos de compra, que por supuestísimo habían seguido al pie de la letra y que les habían llevado a perder la camisa (con la caída de hoy ya los pantalones y la ropa interior seguramente). No hagan caso a los iluminados por favor (a mí al primero que deben evitar 🙂 ), hagan su propio análisis.

Y qué es lo que si deben hacer. Buscar pistas objetivas, datos, realidades. Ya en mi último post https://es.investing.com/analysis/estrategias-de-inversion-en-tiempos-de-coronavirus-200434502   les dije abiertamente cual era mi pista clave en estas situaciones: el VIX

vix

En el chart, tenemos la comparación –en marco semanal- del Vix de los últimos cinco años (linea gruesa fucsia), respecto del S&P 500 (parte de abajo en negro). Vean que las grandes subidas del índice se dan con niveles bajos de volatilidad, y que en las caídas del mercado,  la volatilidad se expande. En los últimos cinco años, el Vix en semana no ha cerrado nunca por encima del nivel 30, hoy está a más del doble. Yo así no se qué va este juego, y creo que la mayor parte de ustedes tampoco. 

Con un VIX desmadrado y en niveles altísimos mi recomendación es que no se planteen nuevas compras. Que si, que nos perderemos el punto cero de entrada. Pues sí, pero prefiero entrar con un Vix normalizado que con un mercado que quizá mañana suba un 6% y pasado pierda un 9%, ese es un juego perdedor para el inversor particular, ahí nos dan por todos lados.

Para los más pros, hay más herramientas útiles para intentar entender que nos quiere decir el mercado: línea AD, nuevos máximos y nuevos mínimos, línea AD normalizada, momento de mercado, volúmenes alcistas y bajistas, etc…Pero sólo con el seguimiento del VIX y sin complicarse la vida mucho más,  se va a evitar muchos sustos. Vix alto, me quedo fuera, Vix normalizado, empiezo a buscar zonas de entrada.

Para acabar y aunque es casi misión imposible, evitemos el miedo extremo. No hay que descartar que el virus desaparezca en unos meses y la población pueda hacer vida normal, y los mercados se muevan dentro de parámetros razonables. Otra cosa,  es el daño económico del coronavirus, que no deja de ser un torpedo en la línea de flotación en una economía que aguantaba por el tirón del consumidor americano y los esteroides financieros de los bancos centrales, pero eso da para otra historia y hoy lo que nos toca es lamernos las heridas

Buena inversión

Disclaimer: este post NO es una recomendación de inversión. Invierta según su situación personal, experiencia, conocimientos financieros, aversión al riesgo y horizonte temporal. 

 RGPD: A través de este sitio web no se recaban datos de carácter personal de los usuarios,  ni se ceden a terceros.  Este blog no tiene carácter mercantil y no percibe ingresos de ninguna naturaleza, ni por cesión de datos, ni publicitarios, ni de ningún otro tipo

Estrategias de inversión en tiempos de coronavirus

Las decisiones se toman en el momento de tomarse” Mariano Rajoy

Que tiempos aquellos en que se hizo público el coronavirus y después de una ínfima corrección a finales de enero el mercado emergió con fuertes subidas hasta alcanzar nuevos máximos. No hay miedo nos decían. Hace cuatro días, como aquel que dice, seguíamos rompiendo máximos como  reflejaba Nancy Gondo en su artículo del Investor’s Bussines Daily el seis de marzo: “Stock Market Hits New Highs, Extends Win Streak On China Tariff News”

https://www.investors.com/market-trend/stock-market-today/dow-jones-up-1100-points-this-week-hits-new-high-on-china-news/

Nos creímos que el ciclo alcista del mercado era infinito y el coronavirus afectaba cero, o nos lo hicieron creer, porque mi teoría es que el smart money nos coló una distribución como una casa de payés:

En este gráfico comparo la evolución de la línea AD del Nyse (número de valores que suben menos valores que bajan) en color rosa con el S&P 500 en color negro. Observarán que el crecimiento de mediados de enero es sano en términos de mercado, sube el SP y la línea AD acompaña, pero fíjense que, después de anunciarse el coronavirus, hay una subida muy fuerte del SP pero al AD ya no acompaña, el fondo de mercado perdía fuerza  y lo reflejaba con una marcada divergencia bajista. La AD ya detectó que la manzana tenía gusano. Luego el derrumbe es espectacular. A mi juicio, ha sido una empapelada en toda regla.

AD vs SP500

La pregunta del momento es ¿qué hacer? Estamos ya en modo capitulación y hay que mantener e incluso entrar con nueva liquidez o esto es el principio de algo más gordo. 

Mantengo o me salgo, para los que están.

Entro o me espero para los que no están.

Si lleva tiempo leyendo este blog y me conoce ya sabe lo que le contestaré: eso no lo sabe nadie. Lo que oirá por parte de su gestor de inversiones / gestor de fondos, es que el market timing es imposible (básicamente porque ellos tienen poquita idea de cómo hacerlo) y que perderse los mejores días del mercado lleva a resultados mediocres o malos. Por otro lado también oirá tertulianos y seguidores del Dr. Niño Becerra que dirán que el Día del Juicio Final ya está muy cerca y que vaya haciendo testamento. No lo saben ni unos ni otros, créanme. Estamos en lo de siempre, en empeñarnos en buscar certezas en un mundo incierto.

El VIX nos indica momento pánico. En el gráfico comparo el S&P 500 (negro) con el VIX (rosa). En la caída fuerte de finales de 2018 el VIX llegó al nivel 36, marcando el punto pánico de ese movimiento y a partir de ahí corrigió y el mercado siguió subiendo. El VIX cayó casi tan rápido como subió. No es una ley pero si es una pista. Para volver a entrar tenemos que seguir el movimiento del VIX y tiene que normalizarse. El VIX ha superado el nivel 40.  Si el VIX cae con fuerza, sonará la música y  volveremos a correr alrededor de las sillas, pero por el contrario, si el VIX se instala en la duda nos podemos quedar sin sillas y sin música. Siga al VIX.

vix

En este tipo de situaciones; fuertes correcciones del mercado en muy poco tiempo, es clave entender si las razones son coyunturales o estructurales, que es algo sobre lo que tampoco podremos afirmar con certeza, pero en cualquier caso, conviene acotar el campo de juego. Mi razonamiento es el siguiente:

Mi hipótesis es que el coronavirus es coyuntural. No es el fin del mundo. Se encontrará un remedio y eso, sumado al esfuerzo de las autoridades en aislar a las personas y a las zonas afectadas limitará el impacto (otra cosa es en cuánto tiempo).

Pero, mi hipótesis de fondo es que la desaceleración ya estaba en marcha –antes del coronavirus- y lo que tenemos es un factor exógeno, con potencial para ser un cisne negro incluso; que va a acelerar el camino a la recesión y a los problemas. En otros posts pasados ya he mencionado la gran burbuja de la  renta fija y la cantidad de papel de emisores que están un solo grado por encima del bono basura que a la mínima que haya una revisión de ratings a la baja, puede desencadenar una situación compleja y difícil de gestionar en la renta fija, con implicaciones en el mundo financiero pero también en la economía real.

Por último y para acabar, mi selección de activos a prueba de virus:

Dos españolas por ser compañías con una proyección tremenda: Iberdrola, líder de energías verdes y Cellnex por su apuesta para ser un player relevante nivel europeo en el 5 G y una americana, Netflix, porque si ya las nuevas tendencias apuntaban a pasar más tiempo en casa, ahora con los virus campando a sus anchas aún más.

Renta fija core: no mire lejos, el Bund lo está haciendo de cine. En el año ya lleva un 3.86%. Es accesible via fondos de renta fija a largo, via ETF (con apalancado incluso) y via futuros para expertos.

Oro: el refugio de siempre, la divisa universal. Ya he comentado en otras ocasiones que es el canario de la mina cuando el mercado muestra sobrecompra y el oro sube. Ahora también puede avisarnos de que el pánico va a remitir: en los últimos días el oro está cayendo fuerte, lo cual es, para mi, otro indicio de que el momento pánico no puede mantenerse de forma permanente.  Otro factor más de indecisión sobre salir o quedarse.

El lunes dos de marzo, tenemos PMIs (chino, alemán, americano e inglés). Ojo al dato. Todavía no se han visto afectados por el coronavirus (o muy poco), pero atención a como salen, porque si salen mal, el panorama se nos puede complicar.

Buena inversión.

Disclaimer: este post NO es una recomendación de inversión. Invierta según su situación personal, experiencia, conocimientos financieros, aversión al riesgo y horizonte temporal. 

 RGPD: A través de este sitio web no se recaban datos de carácter personal de los usuarios,  ni se ceden a terceros.  Este blog no tiene carácter mercantil y no percibe ingresos de ninguna naturaleza, ni por cesión de datos, ni publicitarios, ni de ningún otro tipo