Plataforma de fondos BME ¿Quién va a renunciar a las retrocesiones? 

Hoy, 27 de junio debería haberse puesto en marcha la flamante plataforma de fondos de Bolsas y Mercados. Pero no. Va con retraso. Quieren arrancar el 7 de julio, San Fermín.

El objetivo de la plataforma de fondos BME es muy claro: facilitar la compra-venta de fondos de inversión a los particulares, de modo que puedan operar directamente en el mercado. Ojo, directamente es operando a través de un bróker, como cuando compras acciones; es decir, con comisiones por compra de fondo, por venta de fondo y quizá por traspaso de un fondo a otro (diferimiento en la tributación de fondos para personas físicas residentes, los conocidos como “traspasos de fondos”).

bme

Por el momento apenas hay 11 gestoras y 20 fondos que hayan mostrado interés. Aunque eso sí, gestoras con sello de autor y que cuentan con algún best seller entre sus huestes. Hablamos de casas como Abante, Alpha Plus, Buy and Hold, Cartesio, Fonditel, Gesconsult, Gesiuris, Gestifonsa, Merchbanc y Metagestión, y hay otras tantas analizando la oportunidad de cotizar sus fondos  en este nuevo mercado.

¿Cuál es el atractivo? Las gestoras no tendrán que retroceder comisiones de gestión a ninguna red de distribución.

Hasta aquí hechos objetivos. Antes de empezar a dar caña, vaya por delante que nada me gustaría más que la plataforma BME funcione, que coticen muchos fondos, que los inversores particulares e institucionales tengan un nuevo canal fuera del circuito bancario y que el aumento de competencia incidiese en mejorar más el sector financiero español (que falta nos hace). Pero no lo creo. Por partes:

  1. Como inversor no me aporta ninguna novedad. Ya existen plataformas online con muchísimos fondos sobre los que invertir. Sin ir más lejos todos conocemos a Self Trade con 1.800 fondos de inversión o a Inversis con más de 4.000 fondos y más de 1.000 ETF. ¿Onde vas con 20 fondos?
  2. Aumenta los costes. A los costes propios de los fondos, tiene que añadir costes adicionales. Como mínimo me van a aplicar  comisiones de compra-venta  y no descarto que también me apliquen custodia (desconozco este punto).
  3. No tiene un nicho claro donde captar clientes. El mercado español está tan concentrado que no deja espacio apenas ni para la plataforma BME ni para las Fintech. En el ranking Funds People de la gestión de activos en España de Junio 2017, sobre un patrimonio total de 424.031 millones entre fondos de inversión, fondos de pensiones, Sicav y Luxemburgo, los 10 primeros grupos tienen el 73.5% de cuota de mercado…y aparecen 86 todo el ranking. Repito, 10 grupos tienen tres cuartos de todo el mercado español. Queda muy poco arroz para los 76 restantes. Estos 10 y por orden de mayor a menor son Caixa, BBVA, Santander, Kutxa (con Fineco), Sabadell, Bankia, Ibercaja, Allianz Popular, Bankinter y Laboral Kutxa. Fuera del top ten quedan entidades como Banca March, Mapfre, Bestinver, Credit Suisse, Deutsche, EDM, Andbank etc.  Siga leyendo…
  4. El mercado vive de las retrocesiones. No pagas, no party. Más del 60% de los costes que cobra un fondo se retrocede al comercializador y no crea que Mifid II es la panacea. Ya escribí sobre los cambios que traerá Mifid y recuerde que mi apuesta es que el sector financiero se decantará en masa por el “asesoramiento no independiente”, es decir, el mensaje de la entidad financiera que ofrezca asesoramiento no independiente es: “SI que cobro retrocesiones por los productos que le vendo, SI las voy a seguir cobrando que es lo que he hecho siempre y lo que seguiré haciendo toda la vida mientras el regulador me deje (que me dejará)”. ¿Usted cree que el sector va a renunciar a las retrocesiones por comercialización de fondos? Si contesta con un “si” debe de pertenecer a la categoría de personas que siguen poniendo agua y pan para los camellos la noche del  5 de enero.

Vamos a ponernos en los zapatos del director comercial de la plataforma de fondos de BME porque fácil no lo tiene: no aportan novedades en cuanto a productos de inversión, aumentan los costes transaccionales, se lanza en un mercado oligopolista donde es tremendamente difícil competir (que se lo digan si no a la banca extrajera que no ha dejado de fracasar en España, Citi fuera, Lloyds fuera, Barclays fuera, los franceses hace años fuera, Deutsche en venta…), y la mayor dificultad  es que el mercado mayorista, la industria financiera, les canalice negocio de sus clientes: no van a pagar comisiones de retrocesión que es el pan y la sal del sector financiero…. ¿cómo lo hacemos?

Para mí solo tienen una opción. Dos premisas:

–          Especializarse en fondos de autor que son los que las entidades financieras se niegan a vender (o les obligan a hacer inventos como una réplica luxemburguesa para poder venderlo como fondo extranjero). 

–          Y que estos fondos utilicen una clase específica de participaciones para BME con comisiones muy bajas (y pongo expresamente “muy”). 

Es decir si el FondoautorEspañaquebuenoestoy FI tiene una comisión del 1.35% en el mercado, y BME me lo ofrece por ejemplo al 0.85%, ahí si me puedo plantear el utilizar BME fondos como un proveedor más de servicios específicos para determinados fondos. Tiene sentido. Compro talento al mejor precio.

¿Los principales clientes? las EAFI y los multi family que se acojan al asesoramiento independiente (no se quien es el director comercial de BME fondos pero nos tendría que pasar una comisión por el plan de marketing que le estamos haciendo).

Si lo hacen así tienen alguna posibilidad, y si no correrá el mismo destino que el MARF que es un zombi de renta fija y que el MAB que con la excepción del salto de Masmovil Ibercom es otro desastre (Masmovil va a dejar el Mab y pasar al Continuo).

Buena inversión.

Anuncios

A propósito del asesoramiento financiero

No hay semana en que no leamos alguna noticia relacionada con la implantación de Mifid II y su impacto en la actividad del asesoramiento financiero. Cientos de artículos y de opiniones sobre lo que debe ser un  asesoramiento ideal y sobre las cualificaciones mínimas que deben tener los asesores.

Lo mejor de todo son las ultraconservadoras opiniones sobre la importancia que va a tener en el futuro lo que cada uno vende “la oficina bancaria va a  seguir existiendo porque es la base fundamental de la relación con el cliente”, “los roboadvisors apenas van a tener impacto en el asesoramiento financiero porque la relación personal es lo más importante”, “los fondos de inversión tienen una capacidad de adaptación al mercado que no tiene ningún vehículo indexado”. Todos estos aprendices de Merlín me recuerdan a los defensores de las máquinas de escribir que pusieron de moda un eslogan que decía ¿quién va a querer escribir sobre una pantalla? o al mismísimo Bill Gates cuando dijo en 1981 “640k deberían ser suficientes para cualquiera”. La realidad es que hoy nadie sabe cómo va a ser el mundo del mañana, y todo lo que se diga no sirve más que para dar cancha a unos pseudoentendidos que venden lo suyo y están felices por soltar naderías en prensa.

The-Secrets-of-Selling-Like-a-Skeazy-Slimy-Used-Car-Salesman

Les diré lo que a mi juicio no es asesoramiento:

No es asesoramiento que en tu oficina bancaria, vayas a lo que vayas,  acaben siempre ofreciéndote que contrates sus seguros, y si no te interesan sus seguros entonces se sacan un renting de la chistera para comprar un estupendo Seat Ibiza, y si no te interesa el Ibiza un préstamo para comprar el nuevo Samsumg Galaxy S8 e incluso el S8 plus. Es más, de la misma marca coreana también te ofrecen préstamos para comprar televisiones (pantalla curva eso hay que reconocérselo) y unos tablets estupendos.

Conozco de primerísima mano el caso de una señora de posibles y con cierta edad –cerca de los setenta-, a la que todos los días que iba a su sucursal bancaria le insistían en la oportunidad de contratar un seguros de decesos a prima única con innegables ventajas: “sus hijos no tendrán que preocuparse”, “usted puede decidir con tranquilidad que tipo de entierro quiere”, “pagándolo a prima única tiene un ahorro de costes importante”….al final y ya agobiada, la buena señora le explicó a su hijo la situación e incluso le preguntó si “tan mal la veía”. El hijo fue a la oficina, les explicó que él también trabajaba en el sector financiero y si, que también sabía lo que era la presión de los objetivos, pero que ni una más. Berlanguiano y hasta divertido si no fuese porque es una situación real.

No es asesoramiento financiero que los fondos cotizados, los ETF, sigan durmiendo el sueño de los justos hasta el punto que el mayor emisor en el mercado español, Lyxor, va a tener que deslistar algunos productos por falta de negociación. En Estados Unidos en 2016, los fondos activos han perdido 204.000 millones de dólares mientras los ETF y fondos cotizados crecieron 500.000 millones. En los Estados Unidos el 42% de los activos de renta variable están en gestión pasiva, mientras en Europa el 25% (fuente: “Los inversores están hartos de pagar altas comisiones y pasan a la acción” de Oscar Rodriguez Graña en Funds People basado en datos Morningstar). Conocen mi opinión, en el buen asesoramiento hay lugar para los fondos de inversión si solo si, ofrecen valor  y por lo tanto se ganan la comisión que cobran. Para todo lo demás ETF que son -con mucha diferencia- el vehículo de inversión más eficiente que conozco (circunscrito a ETF de pura réplica no apalancados, no inversos y con elevada liquidez).

No es asesoramiento financiero por parte del legislador, que se hagan advertencias de forma exclusiva sobre lo peligrosos que son los Contratos por Diferencias –CfD- y no se hagan sobre otros derivados como los warrants. No tengo absolutamente ningún interés en defender a los emisores de CfD, pero si el argumento es que los particulares pierden dinero con ellos, es posible  que ocurra lo mismo con los warrants y sus asociados (turbo, inline, multi etc) y con otros productos apalancados como los futuros y opciones cuando son utilizados como herramienta de especulación por particulares. O todos moros o todos cristianos.

Me chirría también que la regulación solo se centre en la inversión y no en la financiación. Qué pasa con las hipotecas en divisas, qué pasa con los límites de endeudamiento (en general no debería permitirse que un 50% o más de tus ingresos sean para pagar la hipoteca), qué pasa con los límites de tarjetas acumulados y refinanciados a tasas efectivas del 15% y superiores. Un particular se puede arruinar tanto por un mal asesoramiento en sus inversiones como  por acumular un exceso de deudas o un calendario de pagos inasumible.

En fin, todavía nos queda mucho camino para que el asesoramiento sea lo que debe ser: una actividad profesional  bien regulada, con los conflictos de interés que necesariamente existen bien conocidos y delimitados y con profesionales excelentemente formados y con acreditada experiencia, que cobren por la prestación de sus servicios lo que corresponda… si querido inversor, el servicio de calidad tiene coste y si lo quieres seguir teniendo gratis ya sabes: fondos carísimos por no hacer nada y seguro de decesos a prima única. Así decides los detalles del entierro.

Buena inversión.

Mifid II: el tsunami que viene

Ya he dejado caer en otros posts algunas cositas de Mifid II. Hoy voy a intentar darles una idea resumida de los cambios más relevantes.

El martes pasado participé en un foro al respecto y lo cierto es que todavía hay mucho desconocimiento sobre esta norma que, créanme, va a revolucionar la forma de asesorar en España.

mifid-ii-barcelona

Imagen publicada por EFPA España (ven un calvo guapote y fuerte…c’est moi  🙂 )

Vamos por partes para que la cosa no se nos atragante:

Recordarles que Mifid es la Directiva de Mercados de Instrumentos Financieros que entró en vigor en España 2008 y que se encaminó a mejorar la protección de los inversores minoristas. Los resultados son conocidos (preferentes, swaps, estructurados chungos, bonos islandeses, Madoff, hipotecas multidivisas). Aprovecho la coyuntura porque en realidad ni las hipotecas, ni un tocomocho como Madoff estaba regulado por Mifid y un bono senior con grado de inversión (bonos islandeses) pasaba todos los controles sin pestañear

¿Qué ha hecho Mifid por usted?

  • Lo habrán clasificado como inversor minorista (máximo nivel de protección)
  • Le habrán explicado respecto de los productos financieros de su cartera el que es “no mifid”, el que es “no complejo” y el que es “complejo” y de estos últimos habrá firmado treinta y siete documentos y hasta declaraciones manuscritas incluso.
  • Antes de invertir le habrán hecho un test de conveniencia si invierte en producto complejo y un test de idoneidad si ha optado por que le presten servicios de asesoramiento. Espero que los test los haya contestado usted y no firmados en blanco para que se los rellene el asesor de confianza porque “es que estoy muy liaó” para estas cosas.

El 3 de enero del 2018 todo esto pasará a ser la Mifid “vieja”. Entrará en vigor Mifid II y obliga (y digo “obliga” que no recomienda) a aplicar unos cambios que van dejar a nuestra querida Mifid irreconocible. Los cambios más impactantes frente al inversor minorista son a mi juicio:

  • Registros: se deben registrar todas las comunicaciones telefónicas y por medios electrónicos que den lugar a la ejecución de una operación financiera. Comentario: ¿van a tener los bancos que bloquear el emails a los asesores? ¿los teléfonos? ¿habrá que prohibir a los asesores que hablen desde el móvil con los clientes? Porque mire usted que en un mes cualquiera entre los miles de asesores financieros y millones de inversores se cruzan millones de emails y millones de llamadas telefónicas relacionadas con operaciones financieras. Y que me dicen del Whatsapp ¿habrá que registrar también un whatsapp relacionado con una operación financiera? Les digo que si esto se aplica al pie de la letra, lo de las cláusulas suelo va a ser una broma.
  • La entidad que le asesore le tendrá que explicar si el asesoramiento que le va a ofrecer es “independiente” o “no independiente”. La mayoría de entidades van a tirar por el “no independiente”. ¿Por qué? Porque el independiente no permite percibir retrocesiones. Ejemplo; su banco le vende un fondo de Fidelity, entonces una parte de los ingresos de esta gestora la ingresa su banco. El que sea independiente ya no podrá recibir estos incentivos o si los recibe, los tendrá que reintegrar al cliente. El “no independiente” si va a poder seguir cobrando de Fidelity o de quien sea (aunque el regulador es exigente e impone que para cobrar de forma recurrente hay que ofrecer “mejora de calidad” de forma recurrente también). Para más inri, el asesoramiento independiente, hoy por hoy, devenga IVA. Comentario: las entidades van a tener que hacer un gran esfuerzo en comunicación, porque de entrada que le digan “Don José, vamos a darle asesoramiento NO independiente” suena muy feo. Si usted no es independiente conmigo ¿de quién o de qué depende? ¿del que le pague mejores retrocesiones?
  • Información sobre gastos: su entidad financiera le va a tener que explicar los gastos desglosados de su cartera de inversión. En porcentaje y en nominal. Antes de iniciar la inversión y después para que pueda comprobar el impacto de los gastos en su cartera. Si usted es de los “queridos” inversores que por pagar 1 euro por transferencia le duele el alma (so tacaño), llame a su médico cuando revise el coste total de su cartera de fondos y lo vea “antes” y “después” porque le puede dar una embolia. Usted ahora no es consciente del coste de su fondo porque dice “oye, he ganaó un dos por ciento, ya está bien”. Con Mifid II le tendrán que decir, “usted invirtió 100 euros, la rentabilidad que hemos sacado es de 4.5 euros, los gastos de gestión, depositaria y comercialización son de 2.5 euros y por lo tanto a usted le quedan 2 euros” ¿A que si gana 4.5 y le cobran 2.5 ya no lo ve “gratis”?…. ¿aún se va a seguir fijando en el euro de la transferencia cuando está pagando miles de euros por la gestión?
  • Su asesor (la persona física) va a tener que acreditar por obligación legal que cuenta con conocimientos, experiencia y competencias para ofrecer un asesoramiento financiero de calidad. Cierto es que para la mera venta de productos sin asesoramiento los requisitos son limitados. Vaya por delante que una titulación no convierte a nadie en un Warren Buffet, pero es fundamental que su asesor entienda como mínimo sobre lo que le asesora y sea capaz de comprender sus necesidades como inversor. Seria bueno que tenga claro que si delante tiene un EFA (Asesor Financiero Europeo) o un EFP (Planificador Financiero Europeo), o un CFA (Certified Financial Analyst) tiene enfrente a un profesional que ha estudiado finanzas en serio y ha pasado unos exámenes muy difíciles. Mifid II obliga a que los asesores acrediten unos niveles mínimos y si no los acreditan se les da cuatro años para formarse, eso si, funcionando bajo supervisión de un asesor cualificado. Comentario: espero que el regulador español sea sensato y exija certificaciones profesionales de primer nivel y en una lista cerrada. No es de país serio equiparar a un CFA con el curso de asesoramiento financiero de la Universidad Sueca del Levante. Miren a Estados Unidos y no se compliquen: en Estados Unidos se obtiene la licencia Serie 7 o no se puede vender un simple bono del gobierno, mucho menos un fondo y mucho menos un derivado (que tiene además su licencia propia). Otra dificultad para el regulador será determinar la barrera entre el “comercializador” y el “asesor”. Para evitar líos un “comercializador” tendrá que decirle a su cliente “a mi ni me mire, usted mismo, ahí le dejo una lista de fondos y usted sabrá. Ah¡ Y no se le ocurra llamarme por teléfono que nos graban”.

Hay muchas más implicaciones y de hecho, nuestro regulador (CNMV) todavía no ha traspuesto la directiva a la legislación española. Espero que el Sr. Sebastián Albella (nuevo presidente de la CNMV) atine y que nos ponga a la cabeza de Europa en estas lides.

Que por potencial podemos Don Sebastián.

Buena inversión.

Cambio de ciclo

“No es la especie más fuerte la que sobrevive ni la más inteligente, sino la que responde mejor al cambio” Darwin

Todo en la vida está en cambio permanente. Todo con la excepción de Rajoy claro. Pero hay cambios y CAMBIOS. Y el sector financiero, y por su causa los inversores, estamos entrando en un nueva época en la que nada volverá a ser como antes. 

Yo por mi parte les voy a dar mi visión de las grandes corrientes que van a transformar al sector financiero y por ende a modificar los hábitos de los inversores.

Los drivers del cambio son:

a)      Mifid II

b)      Tipos negativos o cero

c)       Roboadvisors

Mifid II.

En 2007 en Europa entró en vigor la Directiva 2004/39/CE relativa a los mercados de instrumentos financieros (Mifid),  con el ambicioso objetivo de mejorar la transparencia de los mercados y proteger al inversor minorista. El resultado ya lo conocemos: preferentes, estructurados ruinosos y filatélicos quebrados. Lo cierto es que Mifid no ha dado el resultado esperado y como consecuencia de ello ha llegado Mifid II que aunque entre en vigor el 3 de enero de 2018 la CNMV ya ha empezado a ponerse seria.

mifid-ii

El 24 de octubre de 2016, la CNMV emitió una comunicación en la cual recuerdan a los bancos que tienen que ofrecer a sus clientes de fondos la clase de acción del fondo que ofrezca las “condiciones económicas más beneficiosas a las que objetivamente pueda acceder”. Esto se refiere en general a los fondos internacionales a los que se puede acceder a través de distintas clases de acciones. Un ejemplo: suponga un fondo que tiene acciones tipo A para clientes institucionales con una comisión muy baja y un mínimo de 1 MM,  una clase B para el resto de clientes con una comisión un poco más alta y una clase C también para el resto con una comisión muy alta y que es la que –en general- van a ofrecerle pues es la que retrocede una comisión más alta al comercializador, al banco. Pues bien, si objetivamente usted puede acceder a la clase B (no hay mínimos o usted cubre el mínimo que solicita la gestora) le tienen que vender la clase B y no la clase C. Y no valen pretextos de “es que la clase B es para Banca Privada” o memeces por el estilo. Lo dice la CNMV y seguro que tiene ganitas de poner alguna sanción.

Lo cierto es que la CNMV está avisando. Tanto que a Bankinter lo ha multado con 4.1 MM por asuntos relacionados con Mifid tal como informó El Economista el 4 de octubre “La CNMV multa a Bankinter con 4.1 MM: no evaluó los conocimientos financieros de los clientes”. Supongo que Bankinter recurrirá pero de momento tiene un lío y un efecto reputacional negativo.

Pero es que además Mifid II impacta en líneas de flotación del sector financiero:

-Prohíbe los incentivos (retrocesiones de las gestoras de fondos) cuando el servicio de asesoramiento sea “independiente”. Es decir, los EAFIS lo tienen más difícil todavía (y mire que ya era difícil antes lo de desarrollar una EAFI). 

– Prohíbe retribuir a los vendedores de servicios de inversión en función de objetivos de ventas. En teoría se deberían acabar las “colocaciones” de producto a saco. 

-Exige, por fin; que los asesores financieros acrediten determinada formación y además formación continua todos los años.

MIfid II sin duda va ser beneficiosa para el inversor: asesores más cualificados, empresas financieras más concienciadas (cuando ves multas de más de 4 millones te conciencian rápidamente), en definitiva; más control y más responsabilidad de lo que se ofrece y cómo se ofrece. 

Pero todo eso, que está muy bien para el inversor no dejan de ser una montaña de costes y dificultades para el sector financiero: inversión en formación para que los empleados obtengan una certificación financiera, fortísima inversión en tecnología, inversión en personal cualificado (los bancos aún no se han enterado del papel que va a jugar compliance en este baile). Mucho gasto para un negocio poco rentable que puede devenir en fusiones y en mayor especialización (hacer de todo en un banco mediano va a ser muy costoso y poco rentable).

La revolución que puede suponer Mifid II es que el asesoramiento se pague de forma explícita. Algo que me temo va a ser difícil de inculcar al inversor español. Y lo que es peor, en muchas ocasiones el servicio de asesoramiento no va a justificar el coste solicitado.

Tipos negativos:

No me voy a extender, seguro que habrá leído mil artículos sesudos sobre los tipos negativos. Sencillamente no se puede hacer que un banco sea mínimamente rentable con tipos negativos. Es un disparate. Es un disparate que usted tenga que pagar por hacer un depósito.  Es un disparate que estén cotizando más de 10 billones de bonos soberanos con rentabilidades negativas (hoy si billones españoles de doce cifras)  y es un disparate que se lancen productos tipo “un 0.40% TAE a 8 años sin garantizar”  un producto real de un banco español. Cuando una locura está en su apogeo no somos conscientes de ello hasta que revienta. Cuando pasen los años no entenderemos que se tuviese que pagar por prestarle dinero a un estado endeudado y con un déficit descontrolado  “España ha emitido en 2016 un tercio de su deuda a tipos negativos” ABC Economia (Mayo 2016).

Roboadvisors:

Donde dice roboadvisors ponga “evolución tecnológica y social”. Recalco lo de social, ya que solemos pensar en aparatitos, pero el verdadero cambio está en el ciclo biológico, en la renovación de usuarios offline (clientes que van a las oficinas  o tiran de teléfono para hablar con una persona) por usuarios online -nativos digitales-  que no necesitan para nada una oficina ni a una persona; prefieren interactuar directamente via web.

En unos años la oficina bancaria será lo que son hoy las cabinas de teléfono: una antigualla. En el museo de la ciencia se podrá ver “maqueta de una oficina bancaria” y sus nietos lo miraran con admiración cuando usted les diga con ojos húmedos “yo estuve ahí”.

Y no crea que esto es un invento de cuatro informáticos barbudos. El gigante suizo UBS ha lanzado un roboadvisor en Reino Unido para gestionar el ahorro de cliente a partir de 18.000 dólares. Imagínese, la visión de mercado de una banca privada top a partir de cifras muy modestas y si quiere otro ejemplo lo tiene más cerca: Imaginbank de La Caixa. Imaginbank no es un banco online. Ya hay muchos. Es un banco para operar a través del Smartphone, mucho más usado por los nativos digitales que el pc o la tablet que es lo que usamos los usuarios de banca online talluditos.

Mifid II va a cambiar, esta vez de verdad, al asesoramiento financiero. Si su asesor no acredita cualificación puede perder su empleo y tenga claro que más pronto que tarde a usted querido inversor se le va a pedir un pago explícito por asesoramiento. Y en medio de esto surgirán los roboadvisors como setas para que usted pague poco. Unos pocos serán muy buenos y batirán la rentabilidad del mercado, otros serán buenos, otros una castaña y conociendo la picaresca española alguno hasta será un timo. 

¡Buena inversión!